El mercado de la banda ancha en Canarias es poco competitivo

La ubicación geográfica produce una escasa diversidad de servicios y ausencia de competencia.

El director de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI), Juan Ruiz Alzola, ha presentado un informe sobre competencia en el mercado de la banda ancha en el Archipiélago, elaborado por el Observatorio Canario de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información del Gobierno de Canarias. Este documento analiza el desarrollo de la banda ancha en Canarias en comparación con el resto del territorio nacional, a partir de los últimos datos disponibles, correspondientes al año 2010.

El estudio se centra, principalmente, en la penetración de servicios, las cuotas de mercado de los operadores y el modo de acceso empleado por los usuarios. También se analiza el despliegue de infraestructuras, las novedades normativas, la actividad en las RUP y otros asuntos de interés como las ayudas europeas a la banda ancha, los modelos de inversión pública en banda ancha y la licitación de espectro, recientemente finalizada.

“La situación de Canarias en relación a la integración de los servicios avanzados de telecomunicaciones se ve condicionada por su ubicación geográfica, lejanía y fragmentación”, afirmó Alzola. Estos factores limitan la implantación de operadores alternativos en las Islas, que tienen que asumir un alto coste inicial, por lo que la prestación de servicios de banda ancha no se iguala a la media nacional y, como consecuencia, “la población canaria tiene menos opciones de elección por esa escasa diversidad de servicios y ausencia de competencia”.

Con el objetivo de compensar el sobrecoste que suponen los tramos submarinos para el despliegue de servicios de banda ancha en el Archipiélago, el Gobierno de Canarias promovió la inclusión de una disposición adicional en la Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de la Comunicación Audiovisual. En este sentido, Juan Ruiz Alzola mencionó que “los Presupuestos Generales del Estado del año 2011 incluían una partida de cuatro millones de euros para la financiación de medidas compensatorias, cuantía que aún no ha sido transferida a la Comunidad Autónoma de Canarias”.

El informe

Según los datos que se desprenden de este estudio, en 2010, la compañía Telefónica se mantuvo líder del mercado de la banda ancha en Canarias, con un 71,8 por ciento de las líneas frente al 52,7 por ciento que alcanzaba en el resto de España.

Por su parte, los operadores con red propia (el operador de cable y los que desagregan bucle) tenían una cuota de mercado del 14 por ciento en Canarias, frente al 40,8 por ciento nacional, y la desagregación del bucle en Canarias seguía siendo muy escasa (1,1 por ciento) comparada con la media nacional (21,5 por ciento). Finalmente, el 14,2 por ciento de las líneas de banda ancha en Canarias pertenecían a operadores alternativos haciendo uso del acceso indirecto, mientras que en España estas líneas suponían el 5,3 por ciento.

Desde el punto de vista de la competencia, la situación en Canarias es peor que la media de la zona nacional menos competitiva (definida por la CMT), que en 2010 tenía un 68,8 por ciento de cuota de líneas de banda ancha de Telefónica.

Sin embargo, la presencia de los principales operadores alternativos en los sistemas de cable submarino que se están poniendo en marcha (Ono en Canalink, Vodafone en WACS y Orange en ACE), y la obtención por Jazztel de un bloque en Canarias en la subasta de espectro, auguran una mayor implantación de los mismos en el Archipiélago.

El comportamiento no competitivo en un mercado mayorista causa perjuicios en los mercados minoristas que hacen uso de él, y eso es precisamente lo que viene sucediendo con los circuitos troncales en las Islas Canarias y el mercado minorista de acceso a internet de banda ancha.

Este es un fenómeno constatado en las RUP desde el año 2005, en el que un estudio realizado por encargo de la Comisión Europea revelaba que el desfase de penetración de la Sociedad de la Información en estas regiones respecto a los países de origen tiene su causa en la distancia que los separa. De esta manera, los costes excesivos de las conexiones de telecomunicaciones representan una dificultad enorme en el desarrollo de la competencia, sobre el despliegue de las redes y la disponibilidad de los servicios, así como sobre la calidad del servicio ofrecido.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.