El Gobierno no cumple con sus previsiones de empleo

La reforma laboral acaba con 850.000 puestos de trabajo.

Se cumple un año de la aprobación de la última reforma laboral, pero el Gobierno no ha cumplido con sus expectativas de que estos cambios sirvieran para general más empleo. Al contrario de las predicciones, 850.000 han sido destruidos durante el último año y 691.700 personas más se han quedado en el paro, según reflejan las cifras de la Encuesta de Población Activa -EPA-.

El abaratamiento del despido únicamente ha acelerado la destrucción del empleo, en lugar de incrementar la aparición de contratos indefinidos y mejorar la flexibilidad interna de las empresas, evitando así la pérdida de puestos de trabajo.

El Gobierno asegura que estos resultados negativos formaban parte de las previsiones y que se trata de una fase previa a la mejora de la situación laboral del país, pero los expertos aseguran que las cifras son la evidencia de que la reforma no está funcionando y existe una absoluta falta de planificación por parte del Gobierno para hacer frente a una situación que se agrava cada vez más.

Otros, en cambio, defienden la posición del Ejecutivo e insisten en que «lo triste de la reforma es que se ha hecho en un momento de crisis tan profunda que se le ve como el causante del paro cuando no es así».

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.