El gigantesco gusano asesino

Gusano de MongoliaRocía a sus víctimas con ácido y las mata casi al instante.

En Mongolia se conoce como ‘Olghoï-Khorkhoï’, que quiere decir textualmente ‘Gusano-intestino’. Se trata de una enigmática criatura que supuestamente habría sido detectada por primera vez en el desierto del Gobi en 1926.

El también conocido como ‘Gusano Mongol’ o ‘Gusano de la Muerte’ formaba parte, desde tiempos inmemoriables, de la cultura popular de los pastores nómadas de Mongolia, quienes habían transmitido de generación en generación la creencia de que en las inhóspitas tierras del desierto habitaba una criatura capa de atacar a distancia rociando a sus víctimas con ácido y matándolas casi al instante.

La leyenda del ‘Olghoï-Khorkhoï’ llegó a oídos de Roy Chapman Andrews, del Museo Americano de Historia Natural, que durante la década de los 20 dirigió varias expediciones por el desierto del Gobi en busca de esta fantástica criatura. Según los testimonios registrados, el ‘Gusano de Mongolia’ mediría aproximadamente 60 centímetros de longitud y no tenía ni cabeza ni patas, solo un cuerpo alargado y similar al de una salchicha gigante en el que resultaba complicado distinguir dónde estaba la cola y dónde la peligrosa boca desde la que escupía su veneno. Además, se desplazaba de una manera muy curiosa: o bien arqueando el cuerpo hacia los lados o rodando.

Esta imagen casi ‘alienígena’ de extraño gusano mongol podría tener, sin embargo, una base real sobre la que se sustentan el resto de historias, teñidas por la leyenda. Así lo consideró Roy Chapman Andrews después de sus muchas expediciones y esa misma postura han mantenido investigadores posteriores que relacionan este gusano con reptiles subterráneos de la familia de los anfisbenios. Lo único que no ha quedado claro aún es si la peligrosidad del ‘Gusano de Mongolia’ es real o forma también parte de la leyenda, ya que los anfisbenios son criaturas inofensivas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.