El fracaso de la reforma energética

Greenpeace critica la gestión del Gobierno y la dependencia a las eléctricas.

El resultado de la subasta Cesur y la necesidad de intervención del Gobierno para revertir un incremento “injustificado y desproporcionado” del precio de la electricidad son, para Greenpeace, una clara muestra de que la reforma energética del Ejecutivo central ha sido un fracaso.

En opinión de la ONG, es necesario un cambio de enfoque total en la política de gestión energética del país que apueste por el desarrollo de las renovables y que acabe con la dependencia a las grandes compañías eléctricas que, tal como se ha demostrado en la última subasta, han controlado siempre el mercado y los precios.

“Los consumidores están siendo estafados por el abuso de poder de las grandes eléctricas y la sumisión del Gobierno. Necesitamos un Gobierno independiente que se atreva a romper con este oligopolio”, señala la organización.

Algunos de los cambios planteados por Greenpeace son:

–  El fin de la moratoria de las energías renovables.

–  La reforma del mercado para que la energía se venda en base a costes reales.

–  Una planificación energética del país a largo plazo.

–  La regulación del derecho de autoconsumo de energía limpia.

–  La separación jurídica y patrimonial de las empresas que generan energía y las que la distribuyen.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.