El fiscal define a Torres Baena como un “depredador sexual”

Solicitan 303 años de prisión para el principal imputado en el ‘Caso kárate’.

El Ministerio Fiscal considera que el grancanario Fernando Torres Baena habría cometido 36 delitos de abuso sexual continuado, 13 de corrupción de menores y dos de abuso sexual por cooperación necesaria, delitos por los que solicita una condena total de 303 años de prisión. Según la acusación pública, Torres Baena, desde su posición de maestro karateka en una de las escuelas más importantes de la isla, habría desarrollado “un conglomerado de técnicas psicológicas de manipulación tendentes a obtener la sumisión a todos los niveles de aquellos menores hacia los que ha sentido algún tipo de inclinación o apetencia sexual”, lo que le convertiría en un “depredador sexual”.

Durante al menos los últimos 15 años como director del centro, en su chalet de Playa de Vargas se habrían estado desarrollando orgías sexuales con menores, encubiertas con supuestos encuentros deportivos, tanto con Torres Baena como con las otras dos imputadas en el caso, su mujer y una monitora de la escuela.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.