‘El extraño del lago’

'El extraño del lago'Suspense y sexo explícito en un escenario poco común.

A pesar de que la homosexualidad es una parte importante en el thriller El extraño del lago, éste no es ni mucho menos el tema de la película. Ni siquiera parece tener tanta importancia después de que, tras algunas escenas de sexo explícito, se convierta solo en una parte del mecanismo sobre el que se articula la historia.

El cineasta francés Alain GuiraudieLe roi de l’evasion, Voici venu le temps– dirige una película que en ocasiones puede resultar ‘incómoda’ al incluir escenas que no solo no suelen verse de manera tan explícita y mucho menos entre dos hombres. Además, El extraño del lago se desarrolla en un escenario poco habitual para el espectador: una zona de un lago en el que se practica ‘cruising’ -personas que buscan sexo con desconocidos en lugares públicos, generalmente con varones homosexuales-. Guiraudie escoge estos dos elementos para contar una historia intrigante, la de un asesinato en el lago, un personaje que solo se sienta a esperar a que pasen sus vacaciones y un joven que ha visto demasiado pero que está cegado por la pasión que despierta en él otro de los hombres que frecuentan el lugar. Una vez que se pone en marcha la maquinaria del argumento, lo de menos es que entre los matorrales de este lago aparezcan hombres masturbándose mientras otros mantienen relaciones -aunque incluso leerlo en esta crítica resulte impactante-.

El extraño del lago no deja de ser un thriller, con todos los elementos indispensables para mantener al público en tensión. El final resulta un tanto confuso, tal vez igual de confuso que los sentimientos que experimenta el protagonista, atrapado por una corriente de pasiones y sentimientos difícilmente superables. Pero la película, en su conjunto, es interesante y cautivadora, aunque no es recomendable para una primera cita o para invitar a tu madre al cine.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.