El día del ‘cero energético’ había menos trabajadores en la central

apagón de Tenerife en 2010

Central de Unelco en Las Caletillas / José Mesa

CC.OO vuelve a denunciar la fragilidad de los sistemas eléctricos de Tenerife


Tras el anuncio del Gobierno de Canarias de abrir expediente a las empresas Endesa y Red Eléctrica de España (REE) para requerir información por el apagón sucedido el pasado 29 de septiembre (domingo), un «cero energético» que afectó a la totalidad de la isla de Tenerife, y determinar las causas y responsabilidades que pudieran derivarse, Comisiones Obreras ha solicitado, a través de un escrito registrado en la Dirección General de la Energía (dependiente de la Viceconsejería de Lucha Contra el Cambio Climático, adscrita a la Consejería de Transición Ecológica, Lucha Contra el Cambio Climático y Planificación Territorial), presentarse como parte interesada por las posibles afecciones, directas e indirectas, que este suceso pudiera tener sobre la plantillas de Red Eléctrica de España, Endesa y demás empresas afectadas.

El sindicato asegura que este «cero energético» ha vuelvo a poner en evidencia la fragilidad de los sistemas eléctricos insulares, así como las consecuencias que esto tiene para las islas, potencialmente muy graves en sectores estratégicos como el turístico, principal motor de la economía canaria.

CC.OO explica que en lo que se refiere a la situación laboral en Endesa ese día, «es importante llamar la atención sobre el siguiente dato: la dirección de Endesa había decidido mantener en la central térmica de Candelaria durante la jornada de tarde del citado domingo en que sucedieron los hechos una plantilla inferior a la prevista para los servicios mínimos en situaciones de huelga».

Desde el 1 de enero de 2019, todas las centrales de Canarias han sufrido un recorte del personal de operaciones y que, con cada vez mayor frecuencia, se están presentando situaciones en las centrales donde no se dispone del personal necesario para responder de manera adecuada a imprevistos, como el ocurrido el 29 de septiembre.

A pesar de ello, y dado que se dio la circunstancia de que el apagón se produjo apenas una hora antes de entrar el menguado turno de tarde de la central de Candelaria, los trabajadores que se incorporaron ese domingo desde las seis de la mañana en el turno anterior prolongaron su jornada de forma voluntaria durante la tarde para lograr la reposición del servicio a la mayor brevedad posible.

Este gesto de la plantilla de Endesa en la central de Candelaria es muestra, una vez más, de su gran profesionalidad y alto nivel de compromiso con Canarias. De igual manera actuaron los trabajadores de la central de Granadilla, en el sur de la isla de Tenerife.

Comisiones Obreras quiere recordar que estos trabajadores -al igual que toda la plantilla de Endesa- se encuentran actualmente sin convenio colectivo, con una dirección con propuestas muy agresivas de precarización y recorte de derechos, y con los salarios congelados desde hace dos años.

Turnos, inversiones y personal para evitar un posible ‘cero energético’

Si bien, en esta ocasión, la buena disposición de los trabajadores ha sido clave para que hubiera una plantilla suficiente que pudiera atender las complejas tareas y maniobras de reposición, cabe señalar que actualmente Endesa en Canarias no dispone de una elemental norma de turnos que garantice, por ejemplo, un sistema de retenes del personal de operación de las centrales para casos de necesidad de cobertura y/o refuerzo del personal, como los del pasado domingo. Tanto Endesa como Red Eléctrica de España sí disponen de una regulación de este tipo en la amplia mayoría de sus centrales de producción en territorio peninsular y balear.

Por otro lado, los informes técnicos serán los que finalmente determinen si la falta de inversión en los sistemas eléctricos canarios pudiera haber jugado un rol en el incidente o si ha repercutido en el tiempo de reposición. «No olvidemos que tratamos de empresas que prestan un servicio público esencial. Es por eso que, más allá de dirimir las responsabilidades de las empresas, este incidente debería servir como punto de inflexión para que las administraciones públicas, que deben velar por el interés general, dispongan de mecanismos de control que garanticen que las instalaciones cuenten con el personal suficiente para su operación y mantenimiento, asegurar inversiones para mantenimiento y renovación de equipos, así como para acelerar la ejecución de las nuevas infraestructuras energéticas que aporten mayor robustez a los sistemas eléctricos canarios».

Las interconexiones entre islas como la que unirá Tenerife y La Gomera, o la sustitución de potencia, manteniendo o ampliando los centros de generación actuales, contribuirán a mejorar la fiabilidad del sistema.

Las situaciones de «cero energético» son poco probables, pero ocurren. Comisiones Obreras entiende, por último, que es necesaria una revisión de los protocolos de salida de «cero energético» para cada uno de los seis subsistemas eléctricos de Canarias y de un plan de entrenamiento conjunto en los que deberían participar los trabajadores de REE y Endesa.

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *