‘El desconocido’

'El desconocido'

Lo mejor y lo peor de una película española con tintes del Hollywood de acción

Si lo que te apeteces es una película de acción, en El desconocido vas a encontrar un suculento revuelto de bombas, persecuciones, helicópteros y amenazas. Eso sí, todo tan artificial que si en algún momento te da por analizar cualquiera de las situaciones que se producen, te darás cuenta de que la historia no hay por dónde cogerla.

Dani de la Torre se estrena en la dirección de largometrajes con una cinta que demuestra su habilidad generando tensión, pero que termina convirtiéndose en una sucesión de acontecimientos desproporcionados protagonizada por malos que son muy malos y personajes sin demasiada consistencia.

El desconocido tiene tan poca fuerza desde el punto de vista argumental que perfectamente podría haber acabado 40 minutos antes de lo que dura la película para no caer en el ridículo. Y es que cuando el guión empieza a convertirse en un sermón acerca de lo malas que son las entidades financieras y quienes trabajan en ellas, la película adopta un discurso maniqueísta un tanto rancio que va de mal en peor. En algún punto la historia termina convirtiéndose en una de esas interminables peleas absurdas -similares a las de la serie Padre de familia- que se prolongan indefinidamente para provocar risa. Lo malo es que El desconocido pretende que nos la tomemos en serio y eso sí que es una tragedia.

Luis TosarEl niño, Te doy mis ojos– que hasta cuando hace de bueno es malo, es el único personaje medianamente creíble de toda la película, pero tampoco termina de encajar en este producto pseudo-hollywoodense que tiene todo lo mejor y todo lo peor de las superproducciones americanas: mucho dinero para poner bombas y llenar de helicópteros La Coruña, pero poca preocupación por la redacción de un guión que, con unas cuantas vueltas de tuerca menos, menos sermones y un casting más elaborado, podría haber engendrado una película no solo entretenida sino correcta. El texto de El desconocido, firmado por Alberto Marini, poco tiene que ver con la brillante idea de su novela Mientras duermes, en la que Jaume Balagueró demostró tener muchas más tablas como director y extraer todo el potencial de la historia y de sus protagonistas.

En cambio a Dani de la Torre le ha faltado instinto para elegir bien a su casting y, sobre todo, para corregir los errores de un guión que flojea conforme avanza la película. Sin embargo, con El desconocido ha demostrado que sabe generar tensión y mantener al espectador atento a pesar de que la historia se le vaya de las manos, por lo que le auguro un buen futuro como director.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.