El cofre de Davy Jones

Davy JonesLa faceta más destructiva del océano tiene nombre de pirata.

El mismísimo diablo condenó al pirata Davy Jones a vivir en el fondo del mar, después de haber llevado una vida marcada por sus malas acciones. Pero al otro lado de la línea imaginaria que separa a los vivos de los muertos, Jones no se transformó en una mejor persona, sino que se convirtió en un espíritu tal malvado y cruel que incluso la peor calaña de ultratumba le rendía pleitesía.

El miedo a que Davy Jones se manifestara durante alguna travesía, transformado en tormenta, olas y peligro, hizo que los marineros del siglo XVIII sintieran un especial respeto por esta leyenda. Algunos escritores como Tobias Smollet tradujeron la fama del pirata en un monstruoso ser capaz de manifestarse de diversas formas, a cada cual más aterradora: cuernos y rabo, ojos inyectados en sangre, enormes hileras de dientes y una nariz por la que exhalaba humo azul eran algunas de las imágenes que abordaban a los marineros cada vez que el mar se volvía bravo y la amenaza de Jones se hacía más real.

Además, en las profundidades del océano, el malvado pirata escondía un gran cofre con todos sus tesoros y solía decirse que cuando un marinero moría ahogado, su alma también iba a parar a aquel cofre y pasaba a formar parte de las pertenencias de Davy Jones.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.