El Club Bilderberg regresa a España

Reunión del Bilderberg en 1967Se reúnen anualmente desde la década de los 50 y sus encuentros se caracterizan por el secretismo. Los medios de comunicación no pueden acceder a estas exclusivas reuniones en las que, de algún modo, se decide el futuro del mundo en que vivimos. Este año su reunión volverá a celebrarse en territorio nacional, concretamente en Sitges.

El Hotel de Bilderberg acogió en 1954 la primera reunión de este selecto club en el que cada año hay nuevos invitados y caras que se mantienen como la parte más reservada del grupo. Altos cargos políticos, empresarios destacados, personalidades del mundo de la cultura o del ámbito militar se dan cita anualmente en estos encuentros en los que es imprescindible haber sido invitado por la élite de los Bilderberg si se quiere acceder a las reuniones.

Habitualmente se celebran en localidades pequeñas, buscando el aislamiento de las miradas curiosas y de los medios de comunicación que, durante casi medio siglo, se han visto obligados a mantenerse al margen de estos encuentros.

Este año el Bilderberg regresa a España, después de haber pasado por la isla de La Toja –Galicia- en 1989. El próximo encuentro tendrá lugar en la localidad catalana de Sitges y de España asistirán Miguel Ángel Moratinos –ministro de Asuntos Exteriores-, Juan Luis Cebrián –Grupo Prisa-, José Manuel Chairman Entrecalanales –Acciona-, Bernardino León Gross –secretario general de la Presidencia del Gobierno-, Juan María Nin Génova –director general de de La Caixa-, Pedro Solbes –vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía y Finanzas- y la Reina Sofía.

Muchas de estas personalidades, como Su Majestad, Cebrián o Solbes, han sido invitados fieles a la reunión del Bilderberg desde hace años, en encuentros a los que también han asistido Esperanza Aguirre, Loyola de Palacio o Joaquín Almunia.

En el caso de los invitados estadounidenses con cargos políticos o militares, hay que destacar que las leyes del país prohíben tajantemente su asistencia a reuniones de carácter secreto, por lo que los detractores estadounidenses del Bilderberg alegan la ilegalidad de estos encuentros. Sin embargo, la conferencia Bilderberg parece situarse en un estado alegal en el que no se la puede catalogar ni de cumbre, ni de encuentro político ni de ningún tipo de acto institucional. Es más bien una especie de reunión cuyo primer presidente fue el Príncipe Bernardo de Holanda y que se celebró por primera vez en 1954, en un hotel holandés llamado Bilderberg.

Desde entonces, alrededor de 130 invitados se reúnen en este encuentro cuya temática sigue siendo un misterio después de casi 50 años de convocatorias. Lo que sí parece evidente es que, en cierto modo, durante estas reuniones se decide el futuro político, económico y social más inmediato, en tanto que en ellas participan las personalidades más relevantes a nivel internacional. Por ello no es de extrañar que este año se haya escogido España como punto de encuentro, siendo éste uno de los países europeos en los que la crisis económica se ha hecho más que evidente. Es prácticamente seguro que la economía sea el plato fuerte de estas reuniones bildelbergianas, pero los ciudadanos de a pie nunca nos enteraremos de lo que se cuece en ellas. Durante tres días –del 3 al 6 de junio-, los hilos de la política internacional se estarán entretejiendo a unos veinte kilómetros de Barcelona, pero a años luz de lo que jamás podremos llegar a conocer.

 

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.