El cielo se llena de lágrimas

Lluvia de estrellaLas Perseidas, popularmente conocidas como “Lágrimas de San Lorenzo”, cubren el cielo cada año por estas fechas mostrando algunas de las particularidades de nuestro Universo.

Las estrellas fugaces son, en el sentido más científicamente estricto, pequeñas partículas de polvo que van dejando los cometas en sus órbitas alrededor del sol. Estos cometas, cuyo núcleo está formado por hielo y rocas, se “desintegran” al entrar en contacto con la atmósfera terrestre, creando esos trazos luminosos que para los científicos reciben el nombre de “meteoros”.

La cultura popular, sin embargo, le ha impuesto el nombre de “estrellas fugaces”, y le ha atribuido capacidades sobrenaturales como, por ejemplo, la de conceder deseos.

Al menos una vez al año, los observadores más supersticiosos pueden disfrutar de una noche en la que el cielo se llena de estas peticiones. Y es que durante la lluvia de estrellas más importante del verano, las “lágrimas de San Lorenzo”, se calcula que entre 150 y 400 de estos meteoros atraviesan la atmósfera terrestre cada hora.

La denominación de “Lágrimas de San Lorenzo” corresponde a la cercana festividad del santo, que celebra cada 9 de agosto, y este apodo fue acuñado por los campesinos de la Irlanda católica a mediados del siglo XIX. Hasta entonces, esta lluvia de estrellas había sido conocida con el nombre de Perseidas y las primeras informaciones que se tienen proceden de China y datan de hace más de dos mil años. Se cree que es probable que, por entonces, la lluvia se produjera en la constelación de Perseo -de ahí que recibiera el nombre de Perseidas- pero lo cierto es que esta constelación se contempla sólo a principios del mes de julio. El hecho de que actualmente la lluvia se produzca a mediados de agosto puede deberse a que esta cita estelar se retrase tres días cada siglo, debido a los movimientos de los planetas y a las órbitas que van describiendo los cometas que protagonizan esta lluvia.

En cualquier caso, y bajo cualquier nombre, lo cierto es que las lluvias de estrellas, a pesar de su explicación meramente científica, siempre han despertado el interés del hombre descubriéndole un Universo lleno de luces, sombras y sorpresas.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.