El castillo de Castelluccia

Castillo de CastellucciaFeliz estancia… si no tiene miedo a los fantasmas.

Si se hospeda en este hotel y oye extraños ruidos por la noche, es probable que no sean otros huéspedes. Al menos no unos huéspedes de este mundo.

El castillo de Castelluccia se erigió entre los siglos X y XIII en una zona del Lazio –Italia- conocida como La Giustiniana. Actualmente, este edificio que se levantó directamente sobre las ruinas de una antigua villa romana, es un hotel de lujo rodeado de jardines y en un enclave natural que le dan cierto toque de romanticismo.

Con todo, no hay que dejarse engañar por las apariencias. Si bien es cierto que se trata solo de habladurías, es muy popular en la zona la leyenda que se cierne sobre este castillo. Aunque durante su larga vida ha sido la residencia de varias familias nobles, hubo un propietario que habría de hacer historia en este lugar.

Se llamaba Rimbabito y era un poderoso conde de la zona con una pequeña debilidad: el juego. Las apuestas dejaron a este conde en una situación económica muy delicada hasta el punto de que se vio obligado a vender muchas de sus pertenencias, entre ellas, lo más preciado: sus caballos.

Los caballos fueron trasladados a otras zonas de Italia –quién sabe si a otros países- donde, al parecer, no llegaron nunca a aclimatarse a las nuevas condiciones, por lo que fallecieron. Al conocer la noticia de que sus caballos habían muerto, Rimbambito sintió su pérdida como si de un hijo se tratara. Era tal el vínculo que unía al conde con estos caballos que llegó a asegurar que los oía trotar de noche pos sus tierras. Lo que al principio parecía ser un delirio de Rimbambito fue cobrando cierta fama cuando los criados que aún quedaban en el castillo aseguraron haber oído esos ruidos nocturnos en las tierras de la propiedad.

Es posible que los caballos de Rimbambito –al menos sus espíritus- regresen todas las noches al castillo de Castelluccia, un lugar que amaron y al que, según cuenta la leyenda, permanecerán unidos eternamente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.