El caos en la capital del Sáhara amenaza con desestabilizar el Magreb

Las calles de El Aaiún fueron tomadas anoche por el Ejército marroquí y los saharauis organizan la resistencia.

Clima de guerra en el Sáhara Occidental, donde decenas de casas, comercios, bancos y edificios institucionales ardían anoche, cuando las fuerzas del Ejército marroquí comenzaron a patrullar las calles de El Aaiún tras decretar el toque de queda. El balance definitivo de los muertos y heridos que se produjeron durante la jornada de ayer, tras el desmantelamiento del campamento de jaimas sigue siendo impreciso, aunque diversas fuentes comparten la versión de que los primeros enfrentamientos armados han dejado a su paso nueve muertos (entre soldados marroquíes y activistas saharauis) y más de 300 heridos. Durante las últimas horas se intensifican los cortes de luz y el abastecimiento de agua en la ciudad y la mayoría de los heridos son atendidos en sus propias casas. Mientras, lo saharauis organizan la resistencia en las calles principales de El Aaiún y las fuerzas militares marroquíes arremeten violentamente contra estos levantamientos. La situación de inestabilidad ha ido en progresivo aumento desde que los manifestantes fueron obligados a abandonar el ya desaparecido campamento de protesta.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.