‘El Baúl del Monje’

Recreación poltergeistSucesos paranormales en una tienda de antigüedades.

Los hechos son relativamente recientes, ya que se empezaron a producir en la década de los 90. ‘EL Baúl del Monje’ era un tienda de antigüedades de Madrid, ubicado en la calle Marqués del Monasterio y bastante conocido en la ciudad, a pesar de que hoy ya no existe este establecimiento.

Pero tal vez la verdadera fama le vino a este anticuario a raíz de los sucesos paranormales de índole ‘polstergeist’ que se produjeron en los 90 y que en 1999 fueron estudiados por el equipo de investigación paranormal Hepta sin que se lograran sacar conclusiones claras acerca de lo que sucedía en la tienda.

El episodio más sonado se produjo el 11 de febrero de 1999 cuando una redactora de Onda Cero se desplazó hasta el lugar para iniciar una emisión en directo. De la mano de la periodista Cristina Rovirosa se dio a conocer al mundo ‘El Baúl del Monje’, una tienda de antigüedades en la que, tal como declaraban sus propietarios, Noel y Ángela, se producían fenómenos extraños desde hacía ya tiempo: las lámparas se movían, las vajillas se estrellaban contra el suelo, brotaba de las paredes un olor a podrido que luego se transformaba en un penetrante aroma a rosas…

Los primeros en darse cuenta de que algo extraña sucedía fueron los alumnos que acudían al local a recibir clases de restauración: los objetos parecían cobrar vida. Así lo constataron también algunos de los clientes que salieron despavoridos de la tienda cuando las antigüedades empezaban a caer a su alrededor sin explicación aparente.

Ni siquiera cuando la tienda cerraba dejaban de producirse estos sucesos: siempre a la misma hora algo extraño pasaba en ‘El Baúl del Monje’. Olor a pelo quemado, trocitos de madera y pintura que se desprendían de las paredes, adornos que saltaban de una habitación a otra…

Al parecer, en aquel inmueble había vivido hacía mucho tiempo un abogado que se quemó después de que el cigarrillo que fumaba en la cama incendiara el colchón. Sin embargo, los investigadores no asociaron los extraños acontecimientos este suceso y defendieron la opinión de que una persona allí presente los provocaba a través de la psicoquinesia espontánea recurrente, lo que se conoce como ‘poltergeist’.

En cualquier caso, tras alcanzar su grado de mayor violencia, los episodios empezaron a desaparecer progresivamente. Con todo, los conserjes del inmueble aseguran que incluso en la soledad de la noche, cuando ya no queda nadie, en el interior de la tienda aún se escuchan conversaciones.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.