El balón esta en el tejado o cuatro son muchos

La verdad es que cuesta mucho ser español y estar orgulloso de las autoridades que administran y gobiernan el país como verdaderos tenderos de comercio de ultramarinos.

Desde el anterior gobierno del Señor Zapatero (Mr. Shoemaker), en que su Ministro Sr. Moratinos de Exteriores (Mr. Purpletinos) se les ocurrió la brillante idea de interpretar el tratado de Utrecht, en el que la maltrecha España cedió al pirata inglés la roca con su puerto y el inglés expulsó a los habitantes del peñón quedándose en la “roca” española (San Roque) no había visto tanta desidia, creando una comisión tripartita (Autoridades del Peñón, Autoridades Británicas y Autoridades Españolas).

Pues bien, el nuevo Ministro de Exteriores que saludo enseguida a su homónimo con un “Gibraltar Español” en el primer asunto que tiene frente a él, el asunto de los pescadores que faenan siempre en estas aguas que son españolas, incluso de acuerdo con el tratado de Utrecht,  como un Quijote cualquiera frente a los molinos, se presenta en la pérfida Albión, para que sepan con quien tratan (se acabaron las niñeras de Mr. Shoemaker-Zapatero). Pero después de una reunión, que debió ser muy profunda hablando lógicamente del Chelsea y de Fernando Torres, acaban señalando que los pescadores deben “encontrar un acuerdo satisfactorio entre las partes y  que permita faenar, él balón está en el tejado de las autoridades de Gibraltar y los pescadores”.

¿Pero no habíamos quedado en que las partes eran el Reino de España y el Reino Unido?

¿Que papel han de interpretar los pescadores?

¿No le parece al nuevo Ministro Sr Margallo que los pescadores bastante tienen con faenar todos los días y no son parte alguna en este conflicto sino consecuencia porque usted no sabe lo que debe hacer?

Las únicas partes en el tratado son los dos reinos; Gibraltar no es parte del mismo, fué un error que el Sr. Zapatero la incluyera como parte en su política, como tantos otros, pero se pensaba  que personas más formadas y más inteligentes iban a deshacer el entuerto.

Conociendo a los británicos (específicamente a los ingleses) que cuando muerden un hueso no lo sueltan, como no venga el as de bastos, es necesario realizar otra política, nada de complacencias, que es la que ellos harían:

  • Cierre de la verja.
  • Dificultad a la navegación aérea en el aeropuerto.
  • Dominio del mar que fue siempre de España.
  • Prohibición de que los censados en Gibraltar puedan habitar en el territorio  nacional (ahora muchos viven en Marbella y la costa gaditana, ¡ no se van a quedar en la roca¡)

Y esto no es en modo alguno, papel para los pescadores ni para los simios que se asientan en la roca de Gibraltar con toda libertad. Cuatro partes son muchas. Basta con una con las ideas claras. Y por favor que sea la española. A los caballas (oriundo de Ceuta), nos molesta ver tanto mono frente a nuestra tierra.

It has been a pleasure.

 

 

José Manuel Adán Carmona

Economista e Inspector de Finanzas del Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.