El Ayuntamiento de Santa Cruz admite el uso de un herbicida peligroso

Sí se puede preguntó en Comisión de Control el uso del glifosato en el municipio tinerfeño.

Según informa Sí se puede, el concejal de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Dámaso Arteaga, reconoció en la Comisión de Control que los servicios de parques y jardines del municipio emplean el herbicida glifosato, cuyo uso puede causar graves daños a la salud y al medio ambiente.

Arteaga respondió de esta manera a una pregunta de Asunción Frías, concejala de Sí se puede en la corporación, que se interesó por este tema ante la evidencia de que esta sustancia viene siendo empleada habitualmente en muchos municipios de las Islas. De hecho, otros ayuntamientos han ordenado su prohibición dada su probada peligrosidad.

Por su parte, el Ayuntamiento aclara que los herbicidas y plaguicidas que se utilizan en zonas abiertas y públicas “son biológicos o de la categoría toxicológica más baja” y que todas las materias y componentes activos de los mismos “están aprobados por la lista comunitaria de sustancias activas incluidas, excluidas y en evaluación comunitaria, facilitada por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino del Gobierno estatal”.

Además, han presentado un informe donde aclaran de Parques y Jardines informa que su uso se limita al de “herbicida para el control post emergente de las malas hierbas anuales y vivaces” y que se utiliza, de forma prácticamente marginal, “en aplicaciones dirigidas y tratando solamente las hierbas a suprimir en la época posterior a las lluvias que hacen germinar las semillas latentes en el terreno”.

Glifosato

Varios estudios científicos han demostrado que el glifosato es el causante de serios daños a la salud y al medio ambiente. En los municipios en los que se usa, esta sustancia se vierte en zonas de uso infantil -jardines de parques, entradas de colegios, etc.-, en carreteras y autopistas, paradas de guaguas, junto a jardines y fincas privadas o junto a viandantes que no están dotados de equipos de protección, informa el grupo politico Si se puede.

A concentraciones más bajas que las recomendadas para su uso en agricultura, el glifosato interfiere en el funcionamiento hormonal de células humanas y afecta a las células de la placenta y a las embrionarias. También provoca nacimientos prematuros y abortos, mieloma múltiple y linfoma non-Hodgkin -dos tipos de cáncer-, y daña el ADN de las células. Además, se ha comprobado que este uso contamina y daña los cultivos ecológicos, los cauces de aguas pluviales y provoca daños a las colmenas debido al sobrevuelo de las abejas en zonas pulverizadas con este producto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.