El arte profético de Solari Parravicini

Psicografía sobre EE.UU.Sus manos, sin control, empezaron a dibujar lo que algo más allá de la conciencia le dictaba. Para muchos, las psicografías de este argentino son el conjunto profético más importante del siglo XX.

A los 34 años algo cambió en la vida de Benjamín Solari Parravicini. Su particular sensibilidad artística y estética –que lo llevarían a la dirección del Museo de Bellas Artes de la Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires- había adoptado un nuevo cariz.

Los dibujos que de repente realizaba, sin motivo aparente y sin una lógica comprensible, contenían mensajes solo interpretables muchos años después de ser realizados: Solari se había convertido en un artista ‘profético’ cuyas obras vaticinaron –según la interpretación de quienes defienden esta postura- el mundo que estaba por venir.

Al parecer, todo habría empezado cuando su familia se trasladó a una casa solariega al norte de Buenos Aires. La propiedad había sido heredada por la madre de Benjamín, que ya por entonces había desarrollado la habilidad de localizar objetos o personas desaparecidas. Se cuenta que la casa en sí tenía un magnetismo especial, conocido por la familia y sus allegados, y que de noche se escuchaban ruidos que, lejos de asustar a sus habitantes, habían despertado su curiosidad.Psicografía sobre suceso en Japón

Una de los más conocidos vaticinios de Benjamín Solari fue el que se produjo una noche de 1938. El joven se despertaba alterado, notando un intenso olor a mar y oyendo de lejos la voz de una mujer que le iba relatando cómo se alejaba de la vida y cómo “las algas le envolvían las manos como joyas muertas”. Solari anotó aquella frase, un nombre, un lugar y una fecha: “Alfonsina Storni, Mar del Plata, Octubre de 1938”. La famosa poetisa argentina se suicidaba en aquella fecha, tal como había predicho el artista.

Aquellas visiones jamás abandonarían a Benjamín Solari. Comenzaron hacia el 1932, cuando el artista tenía 34 años. Por entonces no le dio demasiada importancia a lo que le estaba sucediendo, motivo por el cual muchos de sus bocetos se perdieron para siempre. Pero se cree que Solari habría realizado más de 700 psicografías a lo largo de su vida, adelantándose a acontecimientos políticos y sociales o divagando sobre aspectos metafísicos y religiosos que, según muchos, profetizan sobre el destino de la Humanidad.

Aunque solo sea por curiosidad, merece la pena indagar en el trabajo de este artista. Algunas de sus psicografías han encontrado ya ‘respuesta’ para quienes creen en carácter profético de las mismas. Así pues, Solari habría advertido de la bomba atómica en Japón en 1939 –aunque a raíz del terremoto de Fukushima, hay quienes consideran que se refería a esta catástrofe más reciente-.

También se habla del vaticinio del atentado contra las Torres Gemelas –aunque Solari se refería, tal vez de forma metafórica, a la Estatua de la Libertad-, o la ‘Guerra de las Galaxias’ entre Rusia y Estados Unidos.

Los amigos y discípulos del ‘profeta’ Alejandro Erú y Pedro Romaniuk, fueron los encargados de conservar los dibujos de Solari, de los cuales se conservan en la actualidad alrededor de 400.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.