El año económico: lo previsible acostumbra a suceder o camino a Perdición

En el año 1982, en la Secretaria General Técnica del Ministerio de Hacienda hubo un gran revuelo.

El Secretario General “in pectore” había tomado posesión de su despacho, que no de su cargo, y de un día para otro, el Ministro Boyer, que acometió la expropiación del Grupo Rumasa y cesó al mejor Secretario de Estado de Hacienda de los últimos tiempos, Jose Víctor Sevilla, decidió que el Ministerio de Hacienda se uniría al de Economía y en el reparto de cargos, el de Secretario General seria un funcionario de Economía en lugar de uno de Hacienda, así ocupó dicha Secretaria General Técnica un lego en tributos y presupuestos, que nunca ha aprendido, ni ha tenido ganas de aprender llamado Pedro Solbes.

El tal Pedro Solbes, con motivo de su ascenso posterior en base a las negociaciones de entrada de España en la Unión Europea, fué Ministro de Economía y Hacienda en varias etapas,  primero  desde 1993 a 1998 ,  dejando un déficit del 5,5% PIB y una tasa del paro del 20% y en  una  segunda etapa desde 2004 a 2009,  realizando lo contrario de lo que había pregonado como Comisario de Economía en Europa,  dejando  unas cifras de déficit y paro aún más desastrosas y sin reconocer la crisis dejó una escuela tremenda en dicho Ministerio , siendo finalmente sustituido por Elena Salgado. Su Secretario de Estado de Presupuestos y Gastos Carlos Ocaña, dejó a Solbes en el limbo de hombres ilustres . Ocaña, además de ignorante en presupuestos con matricula de Honor, ha conseguido junto a su ministra este año el hundimiento de nuestra economía ,  no obstante él salir a flote en la Dirección General de Funcas (Cajas de Ahorro), después de unas maniobras que en otro momento glosaremos. La Ministra de Economía y Hacienda, como todo el grupo ,  ha tenido el mismo nivel hacendístico de suspenso contínuo y con estos mimbres y dirigida por su excelencia, el patrocinador de la Alianza de Civilizaciones (cuando ya están probadas en los equipos de futbol), no podía obtenerse más que paro, decrecimiento económico, incumplimiento del déficit de todas la Administraciones  Publicas, y varias ocasiones a punto de quiebra del Estado. A esta agonía se unió la tardanza en la convocatoria de elecciones, la tardanza en formar nuevo gobierno, en suma la tardanza en irse los peores gestores que sin embargo siete millones de electores acaban de votar y once acaban de botar.

Se inició 2011 con principios muy loables por parte de los gestores económicos. Dentro del marco general de la política presupuestaria se condicionaba el presupuesto a “la austeridad para reequilibrar las cuentas públicas aumentar la confianza en la economía y asegurar que el acceso a la financiación tanto publica como privada termine por normalizarse tras dos años de inestabilidad” (Elena Salgado).

Las reformas estructurales, serian también uno de los pilares básicos, con objeto de disminuir el desempleo. Las palabras: rigor, reforma, austeridad, reducción del déficit eran la moneda común.

De hecho, el presupuesto de 2011 se iniciaba con unas reducciones del 6,1% respecto del de 2010, siendo las  reducciones más importante, las inversiones reales (-32,9%), las transferencias de capital (-34,1%) pero con un gran incremento de pasivos financieros (31,1%) y de gastos financieros (18%) por la situación de nuestra deuda publica.

Finalizamos 2010 con una deuda pública del 60% del PIB, iniciando 2011 con la previsión de deuda del 63% del PIB y terminaremos 2011 con una deuda del 73% del PIB.

A principios de 2011 se tenia un Presupuesto aprobado con unas cifras que nadie creía ya que estaba basado en un cuadro macroeconómico no creíble.

De hecho la presunción era un crecimiento económico a final de 2011 de 1,3%, lastrado por la crisis de la eurozona, sin embargo fué el de la recuperación de la economía mundial tras la contracción de 2009. La Ministra Salgado lo definió como “año de transición. Hemos dejado atrás la recesión  más profunda en muchas décadas iniciando la recuperación de forma tímida”. La recuperación no aparece todavía en nuestro horizonte, se pensaba en una mayor creación de empleo en 2011. Basado en tres pilares: consolidación presupuestaria, reformas estructurales y transparencia (déficit 2009: 11,1%PIB ;  déficit 2010: 9,3% PIB) y en 2011  mi opinión es que no descederá del 7% del PIB.  Se pensaba que las reformas serian un cambio substancial . Sin embargo:

  • La reforma laboral aprobada mediante R.D-Ley 7/2011 de 10 de Junio de medidas urgentes para la reforma de la negociación colectiva como continuación de la aprobada den 2010, Ley 35/2010 de 17 de Septiembre de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo con objeto de reducir la segmentación del mercado de trabajo y proporcionar mayor flexibilidad a los empresarios, ha fracasado.
  • La reforma del sector financiero mediante R.D-Ley 2/2011 de 18 de Febrero para el reforzamiento del sistema financiero. Transformación de 45 Cajas a 17, afectando al 94% de activos del subsector impulsando a las Cajas a la profesionalización, no ha terminado.
  • En cuanto a la transmisión de claridad a los mercados, la situación se cristalizó en que la prima de riesgo de la deuda (actualmente: 400 puntos), llegó a más de 500. Continúa la inestabilidad.
  • En relación con la transparencia en las AA.PP. (situación fiscal de las AA.PP.) y en particular en las CC.AA. : La publicación de la información de la deuda publica ,es insuficiente en relación con las CC.AA.
  • La  Reforma de las pensiones para el sostenimiento del sistema , conduce a la reducción de  las pensiones.
  • En lo relativo a la corrección de desequilibrios en el Sector de la construcción situándolo en las reformas ,todavía no ha dado los frutos esperados.

Sin embargo, la Unión Europea ha dado varios avisos uno de ellos recogido institucionalmente en la Constitución al verificarse que las CC.AA seguían y siguen aumentando sus gastos sin cesar.

La modificación del artículo 135 de la Constitución Española (27 de Septiembre de 2011) para incluir el principio de estabilidad presupuestaria “Todas las Administraciones Publicas adecuaran sus actuaciones al principio de estabilidad presupuestaria” no obstante, los limites de déficit estructural que se fijen para el Estado y las CC.AA, entraran en vigor en 2020. Parece una burla.

El euro por su parte al estar sometido a la presiones de los mercados, ha estado a punto de llevar a la quiebra a países como Italia y España, numerosas soluciones se plantearon, pero por ahora aún cuando en mi opinión, no son suficientes las de  control riguroso del déficit, y limitación de la deuda al 60% del PIB, parecen haber puesto un dique en el gasto público.

En la cumbre europea de 9 de Diciembre de 2011 con objeto de evitar la crisis del euro y el proyecto de Unión Europea impuso los topes ya conocidos del 3% del PIB para el déficit y del 60% del PIB para la deuda publica incluidas en el pacto fiscal y que deben ser incluidas en las constituciones de los 23 países que se han adherido. A cambio los bancos tendrán garantizado la liquidez por el BCE que no estará obligado a comprar deuda soberana. Adiós por ahora a los eurobonos (a Dios gracias) y se contempla una transferencia de 200.000 millones al FMI para socorrer a los países que lo soliciten. Modesto paso que sin embargo impide por ahora la ruptura europea. Sin embargo, España esta a punto de entrar en recesión, el paro podría superar los 5,3 millones en 2012, habrá que realizar una reforma laboral en profundidad. Todo ello a pesar de los sindicatos que se opondrán al abaratamiento del despido.

La creación de un banco “malo” no me parece adecuada es más lógico que las entidades eficientes digieran algo de las “malas”.

Muy posiblemente nos veamos abocados a incremento del IVA hasta el 21%, del copago sanitario y una reducción de las pensiones.

La obra de Sam Mendes, “camino a Perdición” sigue la tradición de las tragedias griegas, y desde el comienzo se vislumbra el trágico final en paralelo a lo sucedido en este 2011 que acaba y que pudo ser y no fue el año de la recuperación y ha sido un año perdido.

El fin de ciclo del gobierno socialista da un respiro a nuestra economía porque es impensable ni siquiera con la lámpara de Diógenes encontrar mayor cantidad de legos irresponsables aún admitiendo que la economía no es una ciencia exacta.

José Manuel Adán Carmona

Economistae e Inspector de Finanzas del Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.