‘El amor es un crimen perfecto’

‘El amor es un crimen perfecto’Un thriller de costuras abiertas.

Uno de los principales problemas con los que se enfrenta la película escrita y dirigida por Arnaud Larrieu y Jean-Marie Larrieu –Los últimos días del mundo, Pintar o hacer el amor– es que, en los intentos por sorprender al espectador, únicamente consigue descolocarlo con escenas que no resultan verosímiles.

El amor es un crimen perfecto narra la historia de Marc –Mathieu Amalric, Jimmy P., La Venus de las pieles– un profesor de Literatura que acostumbra a mantener relaciones esporádicas con sus estudiantes. Una de ellas, Barbara, desaparece misteriosamente durante el invierno y la Policía cierra el cerco sobre Marc, una de las últimas personas con las que habría mantenido contacto.

En el curso de las investigaciones el espectador va conociendo algunos detalles escabrosos del pasado de Marc, la extraña relación con su hermana, su obsesión con que llegue la primavera y lo que parecen ser unas repentinas pérdidas de conocimiento. En este sentido, El amor es un crimen perfecto ofrece innumerables detalles para hacer que el argumento avance prácticamente en cualquier dirección. Pero a pesar de la complejidad del protagonista, el argumento parece sufrir también de repentinas ‘pérdidas de conocimiento’, dirigiéndose hacia el terreno pantanoso de las acciones que no tienen verosimilitud en el conjunto de la película. Por otro lado, Marc eclipsa al resto del reparto no solo por el carisma de su personaje sino por su interpretación y parece no pertenecer a la misma película que los demás.

La intriga y el suspense se sirven en bandeja en El amor es un crimen perfecto y, tanto la ambientación como las constantes idas y venidas del profesor favorecen a crear esa tensión que está destinada a estallar en algún momento. Y es en ese momento en el que la película flaquea.

 

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.