El agua depurada en Canarias no se reutiliza

agua depurada

Depuradora en Gran Canaria

Podemos denuncia la mala gestión del Gobierno de Canarias de un recurso tan escaso y necesario

El diputado de Podemos Canarias Manuel Marrero ha sido claro en su intervención en el Parlamento regional: “Es un timo que el agua depurada no se reutilice y se vierta al mar”. El diputado de la formación morada ha pedido la comparecencia de la consejera de Política Territorial y Sostenibilidad, Nieves Lady Barreto, para “evidenciar y denunciar una vez más cómo las administraciones públicas canarias son absolutamente irrespetuosas con el ciclo del agua y cómo se propicia el despilfarro de este recurso escaso e imprescindible y se contribuye a la contaminación de nuestro litoral”.

En Canarias se paga por el agua depurada pero no hay mecanismos efectivos para su reutilización

Marrero ha insistido en no entender “por qué si los consumidores pagamos por la depuración, ésta no se lleva a cabo al 100%” o cómo es posible que el agua, “un bien tan escaso y tan caro, una vez depurada termine en el mar sin ser reutilizada”.

La escasez y la privatización de este bien escaso han hecho que el agua en Canarias sea un negocio basado en la especulación. “Si el agua depurada no se reutiliza, es un timo”, asegura Marrero. “Desalar para tirar al mar es un desatino; nuestros ecosistemas litorales y marinos sufren las consecuencias de estas descargas, perturbando sus hábitats y afectando a la biodiversidad de este patrimonio natural”. Según el censo actual, el archipiélago vierte aguas al mar por 394 conducciones, de las cuales 49 de ellas son emisarios submarinos.

El diputado de Podemos Canarias insiste también en la utilización de biodigestores anaerobios y depuración con plantas. Dos formas de obtener agua depurada que parece no interesar al Ejecutivo regional: “no se ha pensado en ello ni apuestan por ello, porque no son grandes infraestructuras, no consumen energía eléctrica, no dependen, por tanto, del petróleo ni del gas con elevadas facturas de consumo, y, claro, no son negocio en sí mismas”, insiste Marrero.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *