El aborto desaparece como voluntad exclusiva de la mujer

Solo los informes médicos válidos podrán validar esta decisión.

El Gobierno del PP ha aprobado el anteproyecto de ley del aborto eliminándolo como derecho y voluntad de la mujer durante las 14 primeras semanas de gestación e incluyendo únicamente dos excepciones. La primera, que el embarazo sea producto de una violación. La segunda, que el embarazo suponga un grave riesgo para la madre o el feto, física o psíquicamente.

La reforma, desarrollada por el ministro de Justicia, Alberto Ruíz-Gallardón, modifica sustancialmente la llevada a cabo en 2010 por el PSOE y se retrotrae a una interpretación de la ley más afín a la que se redactó en 1985.

El aborto, desde la perspectiva del PP, se plantea ahora no como un derecho sino como una despenalización en dos supuestos muy concretos. Además, en el caso de que exista riesgo físico o psicológico, dicha situación deberá ser acreditada por un médico mediante los informes correspondientes y en un centro diferente a aquél en el que se pretenda efectuar el aborto.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.