El 1 de julio entra en vigor el sistema de copago de recetas

Los usuarios del Sistema Nacional de Salud pagarán en proporción a su renta.

La información para determinar cuál es el nivel de renta de cada usuario a la hora de extender una receta –ya sea tradicional o electrónica- tendrán que procesarse “en tiempo récord”, tal como asegura el Servicio Canario de Salud, que acaba de recibir los datos con la nueva clasificación.

El copago farmacéutico no afectará por igual a los 44 millones de usuarios del Sistema Nacional de Salud que cuentan con un código identificativo, sino que se aplicará en función de la renta de cada uno de ellos. Se intenta proteger de esta manera a las personas con una pensión no contributiva, a los parados de larga duración que no reciben ningún tipo de ayuda o a los ciudadanos con rentas de integración social. Todos estos grupos –así como los que tienen un 65 por ciento de discapacidad-, quedan exentos del copago.

No sucederá así con las personas en activo y con rentas por debajo de los 18.000 euros, que tendrán que pagar hasta el 40 por ciento de la receta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.