‘Efectos secundarios’

'Efectos secundarios'Soderbergh se despide de la dirección con una píldora de intrigas.

El psiquiatra Jonathan Banks –Jude Law, Anna Karenina, Contagio– está tratando a Emily –Rooney Mara, Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres– una paciente depresiva y con impulsos suicidas con un nuevo fármaco que parece ser el único que verdaderamente pueda ayudarla a salir de su depresión. Sin embargo, este medicamento provoca en Emily episodios de sonambulismo en los que pierde la conciencia de dónde se encuentra y qué esta haciendo.

En uno de estos episodios una persona es asesinada y se inicia una investigación para determinar en qué grado la paciente es responsable o no del crimen. Su psiquiatra, convencido de que la pastilla administrada anuló la percepción de la realidad de su paciente, intentará hacer lo posible por ayudarla, algo que al mismo tiempo podría acarrear problemas en su carrera profesional al mantener un tratamiento que provocaba estos efectos secundarios en la paciente.

La última película dirigida por Steven SodereberghContagio, Traffic comienza como siendo una crítica a la industria farmacéutica y a una sociedad convencida de que con química se solucionan todos los problemas y termina convirtiéndose en un thriller repleto de enredos con una subtrama que se rebela contra todo lo que se le cuenta al espectador durante la primera mitad de la cinta y acaba acaparando todo el protagonismo.

El giro se va produciendo sutilmente a medida que avanza la película pero, en cuanto sale a flote todo lo que hay en el fondo entendemos que cada pequeño avance sirve para justificar tanto los acontecimientos que ya han sucedido como aquellos que aún están por venir. A pesar este vuelco radical del argumento -que en la línea de crítica social ya era bastante suculento- la trama continúa fluyendo con naturalidad, aunque desde otra perspectiva muy diferente a la del arranque de la película. El ritmo lento de la primera mitad Efectos secundarios se recupera una vez que la investigación se consolida en esa nueva línea con una narración más ágil y con más intriga que mantiene la tensión hasta el desenlace, que realmente no llega hasta el último minuto de la película.

Celina Ranz Santana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.