Ecópolis, una ciudad flotante

Proyecto LylipadLylipad es el sueño ecológico, autosuficiente y flotante diseñado por el arquitecto belga Vincent Callebaut.

No se trata de ciencia ficción, aunque es cierto que hay que echarle mucha imaginación al asunto para visualizar una isla-ciudad artificial con capacidad para 50.000 habitantes flotando en el mar. Es ‘Lylipad’ –Nenúfar-, la invención con la que el arquitecto belga Vincent Callebaut quiere dar solución al problema de las migraciones provocadas por el Calentamiento Global.

El crecimiento del nivel del mar como consecuencia del derretimiento de los polos obligará a que muchas poblaciones costeras necesiten un nuevo espacio habitable: es lo que Callebaut define como ‘refugiados’ del Calentamiento Global. Antes de que el agua cubra por completo estos asentamientos, será necesario ‘evacuar’ a la población hacia otras zonas y lo que Callebaut plantea no es llevarlas tierra adentro sino hacia el interior del mar.Proyecto Lylipad

Para ello, este joven arquitecto nacido en Bélgica en 1977 presentó, en 2008, un prototipo de ‘ciudad anfibia autosuficiente’ con capacidad para 50.000 habitantes y la bautizó con el nombre de ‘Lylipad’, inspirándose en la ‘Victoria Amazonica’, una especie dentro de los nenúfares que puede alcanzar los 8 metros de diámetro.

El proyecto, además de atractivo para la vista, está estudiado al milímetro en lo que a temas de abastecimiento se refiere: ‘Lilipad’ integra todas las formas de energía renovables -hidráulica, eólica, osmótica, solar, phyto purificación…- para que sus habitantes tenga suministro constante de electricidad. Además, presenta la particularidad de que puede permanecer ‘anclada’ frente a la costa o navegar por el mar hacia nuevos destinos. De esta manera, ‘Lilipad’ contempla los cuatro retos planteados por la OECD -Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico-: clima, agua, biodiversidad y bienestar.

Una apuesta que roza lo surrealista pero que se erige sobre planteamientos arquitectónicos y científicos muy sólidos, por lo que tal vez la imaginación de Callebaut y su reconocida trayectoria profesional no estén llevando ya hacia lo que podría considerarse ‘la ciudad del futuro’.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.