Ecologistas en Acción presenta un informe sobre el Hotel Oliva Beach Resort

Hotel Oliva Beach Resort

Hotel Riu Oliva Beach

La organización ecologista analiza los pormenores del expediente de costas sobre el Hotel Oliva Beach Resort y denuncia la tergiversación de datos y la ocultación de información

Ben Magec – Ecologistas en Acción se ha personado en el expedientes de costas sobre el Hotel Oliva Beach Resort de Corralejo, en Fuerteventura. Dichas instalaciones turísticas gestionadas por el grupo RIU están emplazadas en un complejo dunar al norte de la isla, lo que supone una amenaza para el ecosistema y una ruptura en el equilibrio paisajístico de la zona.

Desde hace años la situación jurídica del complejo hotelero ha sido motivo de polémica. Por este motivo y al margen del análisis realizado por la Abogacía General del Estado y de la propia Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, la federación ecologista ha redactado su propio informe al respecto identificando numerosas irregularidades que “hacen sospechar que en la época en la que se llevó a cabo el procedimiento de otorgamiento de la concesión, existió un importante grado de connivencia en la actuación de la entonces Dirección General de Costas en relación a las pretensiones de la multinacional”.

Artimañas y engaños para mantener su negocio

La federación ecologista subraya en su informe “RIU y el falso dilema” las argucias empleadas por la empresa responsable de la gestión del hotel para beneficiarse de una concesión en dominio público marítimo terrestre, postergando la definición exacta de la superficie de ocupación a un acto ulterior al propio otorgamiento de lo que resultó una diferencia de unos 20.000 metros cuadros a lo estimado previamente.

También es cuestionable que la propia Administración hiciera caso omiso de la jurisprudencia relacionada con lo que se considera “usos y aprovechamientos existentes a la entrada en vigor de la Ley”, incluso habiendo dictado una resolución sancionadora el propio Jefe de la Demarcación de Costas en 1989 por la realización de obras en el dominio público marítimo terrestre sin autorización refiriéndose a la construcción del complejo de apartamentos que en ese momento se estaba llevando a cabo.

El hotel Oliva Beach fue construido en 1976 bajo la legalidad vigente entonces que se caracterizaba, tal como señalan los ecologistas, por políticas un marcado carácter especulativo y inmobiliario y el urbanismo expansivo en la zona litoral. La licencia para la construcción de los apartamentos también fue concedida en este año, si bien la obra no se ejecutó hasta 1988.

Al igual que otras tantas zonas costeras, con la aprobación de la CE de 1978 y la Ley de Costas de 1988, y tras efectuarse el oportuno deslinde en 1992, el carácter de este espacio litoral adquiere la consideración de bien común de primer orden con un destino final supeditado a la conservación de sus características naturales, al disfrute abierto a todas las personas, al uso racional acorde con su naturaleza, y a la imposibilidad de que existan derechos privados sobre el mismo. Este escenario no se corresponde con la realidad y es por ello que los ecologistas han decidido volver a traer a colación las irregularidades del Hotel Oliva Beach Resort en este informe que refuerza “el carácter socialmente irresponsable con el que RIU maniobra en sus negocios hoteleros” sin tener el cuenta el desarrollo local, el fomento del empleo o la sostenibilidad.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.