Detenidos por llevarse cobre en la capital grancanaria

Tres empleados del Ayuntamiento se apropiaban del material sobrante en las reparaciones.

La Policía de Las Palmas de Gran Canaria llevaba varias semanas tras la pista de un grupo de trabajadores del servicio de alumbrado de la capital que en un plazo de dos meses había vendido hasta 900 kilos de cobre a una chatarrería.

Al parecer, los tres detenidos –que trabajaban como personal municipal-, se apropiaban del cable sobrante en las tareas de reparación que llevaban a cabo y lo vendían a empresas de reciclaje de metales durante su horario laboral. Se les acusa de un supuesto delito de apropiación indebida y se cree que existe una cuarta persona involucrada que facilitaba las ventas evitando los controles policiales.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.