Detectó sangre en el periné de la víctima pero nunca estuvo seguro de los malos tratos

El médico que atendió a Aitana declaraba ante el Juez que “nunca tuve certeza de los desgarres ni acusé a nadie”.

Según el diagnóstico elaborado por el médico que atendió en un primer momento a Aitana, la niña había sufrido desgarro anal y vaginal, quemaduras, hematomas y mordeduras, lo que inmediatamente fue interpretado por la Autoridad como un cuadro evidente de violencia y abusos sexuales. El principal imputado del “Caso Aitana” fue el compañero sentimental de la pequeña y tanto la opinión pública como los medios de comunicación que dieron a conocer la identidad del sujeto, se encargaron de juzgarlo sin pruebas consistentes que demostraran su culpabilidad. De hecho, cuando la niña falleció y se le realizó la autopsia, se demostró que las causas de la muerte estaban lejos de ser producto de ningún tipo de maltrato, sino a la caída de un columpio que la víctima había sufrido unos días antes.

El acusado iniciaba entonces su cruzada contra los médicos y miembros de la Autoridad que filtraron los datos de los primeros informes a los medios de comunicación y se iniciaba una investigación al respecto. Ayer la jueza que instruye el “Caso Aitana”, Carolina Afonso, tomaba declaración al médico que atendió a la niña en el primer momento. Se trata de un médico de guardia del centro sanitario El Mojón, en Arona, que no es especialista en ginecología ni en pediatría, pero que tras el reconocimiento de la víctima había encontrado sangre en el periné y otras lesiones que hizo constar en el parte de lesiones presentado a la Policía, pero que nunca acusó a nadie de malos tratos ni tuvo la certeza de que la pequeña hubiera sufrido desgarros, pero que tampoco consideró que aquellas lesiones se correspondieran con la caída de un columpio que se produjo cuatro días antes. Sin embargo, en el momento en el que se presentó en el centro sanitario la Policía Judicial, el médico añadió los desgarros en el parte.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.