Los sindicatos temen por el desmantelamiento del Correo Postal Universal

desmantelamiento del Correo Postal Universal

Correos

CC. OO. y UGT acusan al Gobierno de promover la inviabilidad de Correos

La congelación del Convenio y el Acuerdo Colectivos, la pérdida de poder adquisitivo y la reducción de plantilla que se viene imponiendo desde hace ya años, son sólo algunas muestras de lo que los sindicatos consideran un paulatino desmantelamiento del Correo Postal Universal.

En opinión de CC.OO. y UGT, esta situación descrita refleja una ceguera alarmante del Gobierno y puede llevar a situar y condenar a Correos a ser una empresa pública residual, ineficaz e ineficiente, con un déficit del que difícilmente podría recuperarse y con pérdida paulatina de miles de empleos, de reducción de puntos de atención a los ciudadanos lo que perjudicaría la regularidad y calidad del servicio postal público prestado a millones de ciudadanos y empresas.

El desmantelamiento del Correo Postal Universal es responsabilidad del Gobierno

El Ejecutivo, lejos de adoptar una posición conciliadora en este asunto y abrirse al diálogo, ha recortado a la empresa pública en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) dos tercios de la financiación en el Servicio Postal Público prestado a los ciudadanos. El plan estratégico para evitar el desmantelamiento del Correo Postal Universal está bloqueado desde hace mucho tiempo como consecuencia de la ‘desidia’ del Gobierno y ello pone en riesgo los acuerdos previstos con grandes clientes como Amazon o Alibaba.

Los sindicatos exigen al Ejecutivo que rectifique de inmediato su ‘pasotismo’ o de lo contrario, iniciarán un proceso de movilización gradual y ascendente abierto a otras organizaciones sindicales del ámbito postal. La fase inicial de estas movilizaciones abarcaría entre finales de año y principios del que viene para exigir una apuesta clara por Correos como operador postal, logístico, financiero y diversificado. Una iniciativa para reforzar su papel vertebrador de la cohesión social y económica del país que debería posibilitar que Correos retomara su papel histórico como referente de calidad de servicio público para millones de ciudadanos y empresas.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.