La misteriosa desaparición de Agatha Christie

desaparición de Agatha Christie

Agatha Christie

91 años después se conoce qué es lo que verdaderamente le sucedió a la afamada escritora aquel 3 de diciembre de 1926

No era la gran escritora que ha pasado a la historia, pero ya empezaba a ser conocida y el suceso hizo que de manera inmediata las autoridades se movilizaran para localizarla. La desaparición de Agatha Chistie el 3 de diciembre de 1926 fue un suceso tan notorio en la época que hizo que 15.000 voluntarios y 1.000 agentes de policía la estuvieran buscando durante once días después de que su coche, un Morris Cowley, apareciera abandonado en una carretera de Suningdale (Reino Unido) tras haber sufrido un accidente sin nada más en el interior que el permiso de conducir de a escritora.

La desaparición de Agatha Christie fue en realidad un fallido intento de suicidio

A pesar de que la propia escritora dio una versión de lo sucedido once días después del accidente, durante todo este tiempo se han conocido muy pocos datos de este hecho. Christie, que fue localizada en un motel cercano al incidente (el Swan Hotel) hizo una aparición pública alegando que había sufrido un grave episodio de amnesia como consecuencia del accidente, motivo por el que no sabía dónde estaba ni quién era. Con esto justificaba también el hecho de que se hubiera registrado en el motel con el nombre de Nancy Neele.

La versión de la escritora no fue cuestionada por nadie y no volvió a hacerse demasiado hincapié en el tema, pero siempre existieron rumores acerca de lo que sucedió realmente aquel 3 de diciembre de 1926. Analizando los datos disponibles, los testimonios y documentos existentes, el biógrafo de la escritora, Andrew Wilson, ha conseguido elaborar una teoría mucho más detallada acerca de la desaparición de Agatha Christie que presenta ahora en su libro A talent for murder.

Según esta teoría, de la que ya existían algunos indicios, se confirma la hipótesis de que la desaparición de la escritora fue en realidad un fallido intento de suicidio. Cansada de las infidelidades de su marido, Archibald Christie, la novelista estaba decidida a acabar con su vida. Pero calculó mal la distancia y la velocidad y únicamente logró tener un accidente.

Avergonzada por lo sucedido (una católica como ella no podía asumir el sentimiento de culpabilidad que le provocaba aquella situación), se habría inventado toda aquella situación (imaginación no le faltaba) asumiendo, quién sabe si como venganza, la identidad de la amante de su marido, ya que se registró el motel con su nombre: Nancy Neele.

Amnésica o simplemente celosa y desesperada, lo cierto es que Agatha Christie tenía recursos más que suficientes para convertir sus tragedias personales en argumentos propios de una de sus novelas.

 

 

El Ilustrador

Agatha Christie, personalidad y personaje
120 aniversario de la reina del suspense

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.