Desalojo masivo en San Isidro

Desalojo masivo en San Isidro

La Jurada, San Isidro

Las autoridades obligan a 50 personas abandonar las 41 viviendas ocupadas de ‘El Barco’

La entidad bancaria propietaria del edificio apodado como ‘El Barco’ por sus moradores finalmente ha hecho que se ejecute la orden judicial con la que ya contaba y a primera hora de la mañana del martes la Guardia Civil efectuaba este desalojo masivo en San Isidro, en el municipio tinerfeño de Granadilla de Abona. Medio centenar de personas han sido desahuciadas del edificio después de que con anterioridad se les hubiera solicitado el abandono voluntario de las instalaciones, algo a lo que nunca se prestaron a pesar de no ser los propietarios de dicho edificio.

El desalojo masivo en San Isidro se llevó a cabo sin incidentes

A pesar de que anteriormente éste había sido un lugar conflictivo en algunas ocasiones (en dos años y medio de ocupación se han registrado hasta cuatro fallecimientos en circunstancias poco claras), el desalojo masivo en San Isidro se ha efectuado sin que se produjera ninguna situación extremadamente complicada con sus ocupantes.

Con todo, ha habido lágrimas y bastante tensión durante las más de cinco horas que ha durado el proceso tras el que el banco ha colocado en la puerta del inmueble a dos agentes de seguridad para impedir que los desahuciados regresaran a las que hasta ahora han sido sus viviendas. Muchos de ellos se dirigieron a otro edificio cercano con la intención de ocuparlo pero las fuerzas de la autoridad se apresuraron en impedirlo.

Entre el medio centenar de desalojados en San Isidro hay familias con menores a su cargo que han optado por realojarse con algún familiar hasta encontrar el modo de solucionar su situación. Ante estas circunstancias el grupo municipal de Podemos ha denunciado que el problema de la vivienda en Tenerife no afecta únicamente a quienes no se la pueden costear sino al 35% de las familias canarias que se encuentran en riesgo de pobreza y a otro alto porcentaje de personas que ya han sido excluidas de la sociedad.

Por su parte Sí se puede ha reclamado la puesta en marcha de “un plan integral de atención a las familias en situación de ocupación, entre otras medidas urgentes de un programa de políticas de viviendas públicas que se hace esperar mientras se agrava la desigualdad y el abandono de familias que han sido despojadas por las desastrosas políticas económicas de los gobiernos de Canarias y de Estado español”.

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.