Las depuradoras del sur de Tenerife siguen paralizadas

depuradoras del sur de Tenerife

Autoridades de distintas administraciones

Sí se puede advierte de la gravedad de las sanciones por parte de la UE

Los proyectos para la finalización de las depuradoras del sur de Tenerife continúan paralalizados y los vertidos de aguas sin depurar se han convertido en la tónica habitual de esta zona litoral. Sí se puede advierte de la gravedad de la situación y exige la finalización de las obras en Santiago del Teide-Guía de Isora (del oeste), de Granadilla y de Arona este-San Miguel.

En este sentido, el portavoz de la Coordinadora Insular de la organización ecosocialista en la Isla, Esteban Lorenzo, ha insistidio en que “la parálisis de los proyectos mantiene una situación insostenible para el medioambiente, para la salud pública y para la economía de los municipios turísticos del sur” y apunta que las más que posibles sanciones de la Unión Europea por incumplimientos de las directivas comunitarias pueden tener un impacto indeseado en los municipios afectados.

La amenaza de los vertidos sólo se puede frenar con las depuradoras del sur de Tenerife

Los vertidos incumplen gravemente la ley porque ésta obliga a depurar las aguas residuales previas a los vertidos en lugares que cuenten con más de 10.000 habitantes equivalentes. La forma ilegal en que estos se están produciendo desde hace años está reconocidas en el documento público titulado ‘Último censo de vertidos desde tierra al mar en Canarias’, publicado por la consejería de Medio Ambiente del propio Gobierno autonómico, en el que además se deja constancia del mal estado de las instalaciones que encauzan los vertidos.

El hecho de arrojar al mar todo estas aguas residuales que no han recibido un tratamiento previos supone un “grave riesgo para la salud de las personas que acceden a ese litoral para realizar actividades deportivas o de baño”, motivo por el que, ya en 2015, Sí se puede interpuso ante la fiscalía de medio ambiente de Canarias una denuncia por responsabilidad penal.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.