La depuradora de Valle de Guerra no logra cubrir todas las necesidades diarias

depuradora de Valle de Guerra

Desembocadura del barranco del Espinal

Más de la mitad de los residuos se envían al emisario submarino del barranco del Espinal sin recibir el tratamiento adecuado

La situación de la estación depuradora de Valle de Guerra preocupa a Unid@s se puede. Los ediles Idaira Afonso y Rubens Ascanio se reunieron recientemente en el Consejo Insular de Aguas junto al portavoz de Podemos en el Cabildo, Fernando Sabaté, para abordar la situación de los trabajos llevados a cabo en estas infraestructuras y sus efectos medioambientales en la costa vallera.

Tal como señalan los ediles de Unid@s se puede hay un importante problema de vertidos realizados al mar a través de un emisario submarino sin que dichas aguas sean tratadas tal como exige el reglamento europeo.

Parte de las aguas que salen de la depuradora de Valle de Guerra únicamente reciben un tratamiento primario que no se ajusta a los estándares europeos

Unid@s se puede ha realizado un seguimiento exhaustivo del tratamiento de las aguas en la depuradora de Valle de Guerra y ha destacado que según el informe del Gobierno de Canarias, realizados por la empresa Civica Ingenieros SL, “de los 4.500 metros cúbicos diarios que llegan a la depuradora de Valle de Guerra, solo 2.500 se tratan correctamente, mandándose el resto al emisario submarino ubicado en la desembocadura del barranco del Espinal, con un tratamiento primario que no cumple las normativas europea y genera graves consecuencias ambientales”.

Ascanio ha subrayado que “existe una responsabilidad política evidente que hizo posible que durante muchos años se hiciera un mal uso de los vertidos, mientras supuestamente se cobraban unos tratamientos que en la realidad no se hacían a la totalidad de las aguas”. El efecto de estos vertidos hace que existan valores excesivamente elevados de contaminación marina por aguas fecales, mayores a 20.000 UFC/100 de bacteria E-Coli, debido a la escasa profundidad para el caudal de vertido, por lo que dependiendo de las condiciones del mar afecta a zonas de baño costeras.

Con respecto a esto, el consejero insular de Aguas ha informado de que en principio en el verano estará operativa la ampliación y mejora de esta EDAR y supondrá que se logre un mínimo de 4.000 m3 de depuración conforme a la normativa europea, que podría llegar a 7.500 m3 en caso de necesidad, de los que esperan que buena parte puedan ser usados en la agricultura mediante los tratamientos adecuados. Actualmente esas instalaciones están siendo gestionadas por la UTE Acciona Agua-Cadagua, aunque habrá una nueva licitación cuando se ponga en marcha definitivamente la ampliación.

 

 

El Ilustrador

17 localidades sancionadas por vertidos contaminantes al mar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.