‘Demonios familiares’

‘Demonios familiares’El último regalo de Ana María Matute.

Aunque es evidente que sus palabras ya son inmortales y que el eco de las historias que dejó escritas seguirá resonando por toda la eternidad, Demonios familiares es la confirmación de que Ana María Matute sigue teniendo voz incluso después de su fallecimiento.

Sus últimos meses de trabajo estuvieron dedicados a esta novela que ahora ve la luz a pesar de estar inacabada. La propia autora había elegido ya el título de la obra antes de terminarla y deja a sus lectores con un final abierto que, curiosamente, cierra el ciclo literario de una gran escritora.

Demonios familiares transcurre en una pequeña ciudad española en 1936 y está protagonizada por un personaje femenino que, a medida que crece, descubre las luces y las sombras de la vida. Matute recupera la voz en esta novela que, con todo, no parece estar incompleta porque en sus más de doscientas páginas hay emociones y sentimientos suficientes para llegar al final sin la sensación de que le falta algo.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.