Costas las de Levante: Costa del Azahar. 5/7

TortosaValeriano Pérez

Jueves, 7 de enero de 2010. Hoy tenemos contratado un viaje con Mundo Senior, el que nos llevará hasta Tortosa y así a las 9.10 salimos a pesar de que el tiempo se muestra desapacible y la llovizna ha hecho presencia, llovizna que se muestra mas activa según vamos avanzando.

Durante el trayecto la guía nos va relatando algunos retazos históricos o pintorescos de la zona. A nuestra vera discurre el canal que se nutre del río Ebro y que inunda a conveniencia los fértiles campos arroceros. El paisaje, a pesar del tenue velo de la llovizna, nos resulta atractivo pero llegados a Tortosa ya la lluvia nos empieza a incomodar haciendo necesarios el uso de los paraguas y la ropa de abrigo que hemos traído ya que la temperatura es de solo seis grados aunque la sensación es de mas frío.

Nuestro autobús nos deja en la rambla Felipe Pedrell a la vera del río Ebro, el antiguo Iberus o Hiberus, el más largo de España que nace en Reinosa y desembocaba en Tortosa (hasta aquí resulta navegable, unos 35 kilómetros) pues ahora la salida al mar la hace por el municipio de Deltebre. Tortosa, íbera, romana y árabe es la sede de una antigua y poderosa diócesis. Situada en un promontorio que se eleva en la orilla izquierda del curso final del Ebro, es la capital de las tierras bajas de ese gran río.

En lo alto de ese promontorio rodeada de antiguas murallas se alza La Suda, la antigua acrópolis o fortaleza romana, fue poderosa en época árabe y medieval de la que conserva el patio de armas, la torre maestra  y otras estancias que, restauradas, son ahora un Parador de Turismo. Al pie de la guagua nos espera el guía con el cual visitaremos la ciudad de Tortosa empezando por la Catedral de Santa Maria, que se sitúa en el espacio en el cual tradicionalmente se ha ubicado el forum romano.

Ya como lugar de culto estuvo aquí la sede visigótica y probablemente la Mezquita. Las obras de esta catedral gótica se iniciaron en 1347 y continuaron hasta mediados del siglo XVIII. Se construyó adosada al claustro del siglo XIII y presenta tres naves sin crucero, con capillas laterales entre los contrafuertes y cubiertas con bóvedas de crucería. Su fachada barroca está inacabada y las escaleras de acceso sufrieron daños en un pasado temporal. En su interior destaca el retablo mayor, un gran tríptico de 1351 y el retablo de la transfiguración del siglo XV. Del conjunto de capillas de la basílica destaca la dedicada a la Virgen de la Cinta, patrona de la ciudad, a la que se encomiendan todas las embarazadas. Fue hecha entre 1672 y 1725 y es un ejemplo del barroco

Unidas a la catedral se conservan algunas antiguas dependencias de los canónicos agustinos de los siglos XII y XIV que hoy en día albergan la exposición permanente del fondo artístico de la Catedral que visitamos.

Después de visitar la catedral nos llevan hasta el magnífico conjunto gótico del cercano Palacio Episcopal y nos muestran su mayestático patio de airosa escalera volada y una galería de arcos en el primer piso. Nos llevan de nuevo a la rambla del río, cerca del mercado municipal y nos dan un tiempo libre que invertimos dentro del mismo pues la lluvia no cesa y en ese recinto hay un ambiente tibio y buenos bares de tapas. Nos recogen y nos introducen en la guagua para llevarnos al barrio de Remolins en donde se encuentra el restaurante La Torreta y en donde nos darán de comer, solo regularcillo como suele suceder en estos casos.

Y por la tarde nos llevan a visitar los Reales Colegios renacentistas de San Jaime y San Matías dedicados a la instrucción de los “cristianos nuevos” (moriscos conversos) fundado en 1544 por Carlos I y el de San Jorge y Santo Domingo. En éste destaca su patio con tres pisos de arcos y un friso con relieves de las parejas reales catalano-aragonesas. En el dintel del primero de ellos aparece una calavera  rodeada  de la leyenda “Memento: Pugna pro Patria” (Recuerda: lucha por la Patria).

Nuestro transporte vuelve a la vera del ancho Ebro y la guía nos hace reparar en un monumento que se encuentra en el centro del río erigido en tiempos de “Pancho” con el que se quería homenajear a los Caídos por Dios y por la Patria que siempre se asociaba con el bando vencedor.

Al parecer ese monumento, al que no le encuentro valor estético, se ha querido eliminar más que nada por su significación política pero han surgido voces que prefieren permanezca, una vez desaparecido su lema.

A las 17 horas nos retornan al hotel sin que la lluvia haya desaparecido (mañana la TV dirá que aquí han caído 30 litros por metro cuadrado) y a las 18 horas  estamos en el Vinaroz Playa no sin antes la guía que no ha resultado de ninguna ayuda tenga la desfachatez de pedir propina sin ningún pudor.

El tiempo aquí está igual de complicado por lo que nos refugiaremos en el hotel hasta la hora de la cena. Menos mal que encuentro al trío de Cataluña y cae la partida de dómino o dominó (de las 2 formas se suele decir) mientras Julio se entretiene leyendo la prensa y viendo la Tele. Un cartel de Mundo Senior nos avisa de que las excursiones del viernes y sábado (Morella y Tarragona) se han suspendido por el mal tiempo pero nosotros vamos a intentar hacer algo aunque sea por las cercanías.

 

 

 

Valeriano Pérez

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.