‘Confiaba en él, él me lo aconsejó y así acepté’

La infanta declaró que Aizoon se constituyó ‘para canalizar ingresos profesionales’.

La transcripción completa de la declaración de la Infanta Cristina ante el juez Castro ya se ha dado a conocer y con ella, salen a la luz algunos detalles de la justificación de la hija del Rey ante el delito fiscal que se le imputa.

«Yo me ocupaba de los niños, sus actividades, de la escuela y de todo lo que tenía que ver con ellos, con médicos y demás, y mi marido se ocupaba de toda la parte de los gastos», declaraba la Infanta que, sobre la cuestión de su participación en Aizoon -empresa de la que era titular al 50 por ciento con su esposo, Iñaki Urdangarín- ha repetido siempre el mismo argumento: «No he tenido nada que ver con las facturas ni he llevado ese control, es mi marido el que lo ha llevado».

Doña Cristina ha afirmado que algunas veces –incluso en su trabajo en la Fundación La Caixa-, ha firmado documentos sin leerlos: «Si tengo confianza en la persona que me los presenta, pues los firmo».

Sobre su presunta utilización como un «escudo fiscal» ante la Agencia Tributaria, la Infanta declaró que tales afirmaciones «casi que me ofenden, señoría», a lo que el magistrado aclaró que se trata de una pregunta relacionada con la información recogida en la causa, pues con esas mismas palabras lo advirtió Miguel Tejeiro -ex socio de Urdangarían- al notario que participó en la constitución de Aizoon, Carlos Masiá, asegurando que habría «un trato especial» por parte de la Agencia Tributaria. «¿Cómo es posible que el señor Miguel Tejeiro le transmitiera esa impresión al señor notario, sin que lo supiera su marido? Porque usted igual no lo sabía, vale, la utilizaron, pero su marido tendría que saber lo que dijo», insistió el juez Castro, justo antes de que la defensa de la Infanta interviniera para protestar por tratarse de «una pregunta inculpatoria para su marido», ante lo que el magistrado recordó que la imputada podía negarse a contestar a cualquiera de las preguntas del interrogatorio.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.