Condenan al ABC por vulneración del honor de un magistrado de La Laguna

vulneración del honor

Noticia en el periódico

El medio de comunicación deberá indemnizar con 30.000 euros al magistrado César Romero Pamparacuatro tras publicar que estaba siendo investigado por falsedad

El 14 de diciembre de 2015 el periódico ABC en su edición nacional publicaba dos informaciones con titulares “de gran tipografía y en negrita”. El primero indicaba que “Un juez, un secretario y dos guardias civiles falsearon el mayor caso de corrupción de Lanzarote” y en el segundo se leía “La actuación de los funcionarios puede llevar a la nulidad del caso”. Las informaciones hacían referencia al caso Unión y, según la reciente sentencia de Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Puerto de la Cruz (Santa Cruz de Tenerife), suponen la vulneración del honor del magistrado al que se hace referencia, al haber sido publicadas de manera inveraz.

Vulneración del honor por la difusión de rumores que desacreditaban el proceso judicial

En la sentencia ha quedado constancia de que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, único órgano competente para imputar delitos a un juez ejerciente en las islas, no dirigía ninguna investigación contra el magistrado Pamparacuatro ni se habían presentado cargos contra él. “En modo alguno puede sostenerse que ni que existiera investigación judicial alguna contra el actor, ni que de Auto alguno se desprendieran indicios de responsabilidad criminal contra el mismo”, establece la sentencia a tenor de estos hechos probados.

Puesto que la vulneración del honor del demandante fue ilegítima y desproporcionada la justicia ha condenado al ABC al pago de una indemnización solidaria de 30.000 euros. Asimismo, una vez que la sentencia sea firme, el periódico deberá publicar en la edición impresa el titular “Condena al diario ABC y a su redactor por lesión del derecho al honor del magistrado don César Romero Pamparacuatro” en varias páginas y secciones del diario junto al encabezamiento y el fallo de la sentencia.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.