Condenado en Gran Canaria tras burlar la cuarentena por sexo

cuarentena

Calle Luis Doreste

Este vecino de Telde tendrá que pagar 720 euros por desobediencia grave

El Juzgado de Instrucción número 3 de Las Palmas de Gran Canaria ha condenado hoy a 720 euros de multa por desobediencia grave a un vecino de Telde (Gran Canaria) de 53 años que desoyó la orden de confinamiento por el coronavirus y se desplazó desde su domicilio a la casa de su novia en la capital grancanaria para, informó a los policías que le detuvieron, “mantener relaciones sexuales” con su novia.

En sentencia derivada de juicio rápido de conformidad, el órgano judicial en funciones de guardia declara probado que sobre las 01.55 horas del miércoles 25 de marzo, el acusado, “con conocimiento, puesto que se ha difundido ampliamente por los medios de comunicación, que por Decreto 463/2020 de 14 de marzo del presente año, se ha impuesto el confinamiento obligatorio en su domicilio a todos los ciudadanos, con desprecio a dicha disposición de la Autoridad”,  se encontraba a la altura de un portal concreto de la calle Luis Doreste Silva de Las Palmas de Gran Canaria “a fin de mantener relaciones sexuales con su novia, según informo a los agentes de policía”.

El acusado confesó los hechos y mostró su conformidad para beneficiarse de una rebaja en la condena. La resolución judicial, que se adjunta, es firme.

Burlar la cuarentena

En cumplimiento del Real Decreto de declaración del Estado de Alarma, la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria ha identificado hasta el pasado martes 24 un total de 1.914 personas que circulaban por los espacios públicos de la ciudad. De ellas, 538 han sido denunciadas por no tratarse de un caso autorizado y cuatro han sido detenidas por incurrir en un presunto delito de desobediencia grave, al negarse a colaborar con los agentes al pedirles que se identificaran y que abandonaran la vía pública.

La Policía Local recuerda que, mientras se encuentre vigente el estado de alarma, la circulación por la vía pública fuera en casos no autorizados implica una sanción por infringir la ley de protección de la seguridad ciudadana cuya cuantía mínima es de 601 euros. Mientras que, en el caso de desobedecer gravemente las instrucciones de los agentes, el delito de desobediencia grave implica penas de hasta un año de prisión.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.