Condena al Servicio Canario de Salud por error de diagnóstico en infarto de miocardio

Condena al Servicio Canario de Salud

Hospital General de La Palma

La muerte de un paciente que acudió varias veces al servicio de Urgencias pudo haberse evitado con un diagnóstico certero

Los hechos se remontan al mes de mayo de 2014, pero hasta ahora no se había emitido una sentencia por parte del Juzgado de lo Contencioso número 2 de Santa Cruz de Tenerife, que finalmente condena al Servicio Canario de Salud por no haber evitado la muerte de un paciente.

El caso, que ha sido llevado por los Servicios Jurídicos de la Asociación ‘El Defensor del Paciente’, demuestra que el fallecido pudo haberse salvado de haber recibido un diagnóstico certero después de las numerosas visitas realizadas al Hospital General de La Palma como consecuencia de los dolores que aseguraba tener.

La sospecha razonable de cardiopatía justifica la condena al Servicio Canario de Salud

J.A.G tenía 57 años de edad cuando como consecuencia de una crisis de dolor de intensidad severa tuvo que acudir al servicio de Urgencias del Hospital General de La Palma. En la primera visita fue diagnosticado con un ‘dolor torácico inespecífico’. Días después tuvo que regresar al hospital aquejado del mismo dolor y con sudores. Se le practicó un electrocardiograma que en opinión del facultativo no presentaba ninguna anomalía.

Una semana después, la situación volvió a repetirse. Fue remitido al servicio de cirugía y estuvo ingresado. Se valoró entonces que pudiera tratarse de un problema de origen gástrico y se le realizaron varias pruebas relacionadas con el aparato digestivo hasta que finalmente se le remitió al cardiólogo. Fue entonces cuando se objetivó un infarto de miocardio en evolución y se procedió a su ingreso en la Unidad de Medicina Intensiva.

Se le practicó una trombolisis y tres horas después empezó a presentar un deterioro clínico con frialdad, cianosis y parada cardiorrespiratoria, a pesar de maniobras de resucitación de 80 minutos de duración y drenaje del líquido pericárdico el paciente falleció por cuadro de rotura cardiaca el día 4 de junio de 2014.

Tras lo sucedido, la viuda del fallecido contactó con la Asociación ‘El Defensor del Paciente’ para solicitar ayuda con este caso que finalmente se ha resuelto con la condena al Servicio Canario de Salud por un mal diagnóstico que podría haber evitado una muerte.

 

 

El Ilustrador

Condenan al SCS por el retraso del diagnóstico de un cáncer de mama
Las carencias en Urgencias aumentan el riesgo de error humano y mortalidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.