‘Coherence’

‘Coherence’Realidades superpuestas.

Durante una cena en medio de una noche en la que un cometa pasa muy cerca de la Tierra, un grupo de amigos comentas los extraños sucesos que se produjeron en Finlandia en 1923 durante una situación similar. Al parecer, en aquella ocasión, los habitantes de una pequeña localidad finlandesa declararon haberse sentido desorientados durante toda la noche e incluso una mujer llegó a llamar a la policía para denunciar que, el hombre que estaba en su casa, no era su esposo ni lo conocía de nada, a pesar de lo que éste aseguraba todo lo contrario.

La llegada del nuevo cometa provoca un apagón general en la urbanización en la que se encuentra el grupo de amigos y algunos de ellos salen a investigar en el exterior al ver que una casa, al final de la calle, continúa con luz. Sin embargo, cuando regresan a la casa inicial, algo ha sucedido. Algo de lo que los protagonistas solo irán tomando conciencia conforme pasa el tiempo y aparecen nuevas pistas y nuevas incógnitas acerca de la situación en la que se encuentran.

Coherence es uno de esos thrillers en los que no aparecen ni actores famosos, ni caras bonitas ni costosos efectos especiales. Es una película basada en el guión y en la constante interacción entre sus personajes en el salón de una casa que, por una noche, se convierte en el centro de todo el Universo. James Ward Byrkit se estrena como director de largometrajes con una película inquietante realizada con pocos recursos y muchas buenas ideas. Tal vez el final pueda resultar ligeramente ‘decepcionante’ porque estamos acostumbrados a los productos ya masticados y digeridos. Pero el desenlace no es tan trascendental como la evolución de la trama, de la que es mejor no conocer demasiados detalles y dejarse sorprender por el ingenio del guión.

Resumiendo, podría decirse que Coherence es una paradoja de la Física, un ejemplo de todo lo que puede ser y de todo lo que no es, sucediendo al mismo tiempo y en el mismo espacio en realidades que se superponen. Desentrañar los secretos de esta película solo podría estar en manos de un premio Nobel. Al resto de los mortales solo nos queda disfrutarla tal como es.

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.