Codificar mensajes a partir del caos

Codificar mensajesEl cifrado seguro de mensajes podría estar en el uso de señales caóticas

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha participado recientemente en un estudio internacional cuyo objetivo era encontrar nuevos sistemas para codificar mensajes. La propuesta de cifrado que ha surgido de estos estudios y que ya ha sido publicada en la revista Scientific Reports es la de emplear durante el proceso de transmisión una señal caótica.

Tal como ha explicado el investigador del CSIC Ingo Fischer, del Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos (centro mixto del CSIC y la Universidad de las Islas Baleares), “Las señales caóticas son aquellas que varían irregularmente en el tiempo sin tener una periodicidad o seguir un patrón en particular. Sin embargo, si se generan de forma determinista, a diferencia del ruido, permite que se sincronicen entre sí”.

Se podrán codificar mensajes en sistemas electrónicos y fotónicos

Para poder codificar mensajes empleando este sistema hará falta generar una señal caótica que pueda ser recibida tanto por el emisor como por el receptor. La clave para la interpretación de esta señal se encuentra en un elemento denominado chaotic responder, fabricado bajo las mismas especificaciones para que tanto emisor como receptor puedan interpretar la misma clave.

En el momento de la emisión, la señal es interpretada por el chaotic responder, que la transforma en una serie de unos y ceros. La secuencia resultante se combina con el mensaje que se desea transmitir. El receptor recibe el mensaje cifrado y la señal caótica, a partir de la cual, mediante un segundo chaotic responder, obtiene la contraseña necesaria para descifrar el mensaje.

“En nuestro esquema y aunque la máquina fuera copiada, es imprescincible conocer el conjunto de parámetros con los que se opera. Cualquier persona que tuviera acceso a la máquina sólo recibiría un conjunto de unos y ceros, pero no podría saber si el mensaje que interpreta es correcto”, subraya Fischer.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.