Coca-Cola cambiará los despidos forzosos por bajas voluntarias

El plan no ha sido bien recibido por los sindicatos porque se cerrarán varias fábricas.

La presión ejercida por sindicatos y trabajadores así como la amenaza de futuras huelgas y movilizaciones, ha hecho que la multinacional Coca-Cola se replantee su plan de despidos y lo cambie por bajas incentivadas.

Las bajas voluntarias se indemnizarán con 45 días por año trabajado hasta un máximo de 42 mensualidades y 10.000 euros adicionales. Coca-Cola ha anunciado que renuncia a echar forzosamente a 750 trabajadores incluidos en el Expediente de Regulación de Empleo -ERE-, que contemplaba además el traslado de otros 481 empleados. «Los que se acojan a las recolocaciones percibirán una indemnización de 15.000 euros por traslado además de una ayuda de vivienda de 500 euros al mes durante dos años», señala la empresa, asegurando que además ofrecerá prejubilaciones a partir de los 56 años.

Sin embargo, los sindicatos no están conformes con la oferta de la empresa ya que ésta mantiene su intención de cerrar cuatro plantas en España -Palma de Mallorca, Alicante, Asturias y Fuenlabrada-, lo que supondrá la desaparición de muchos  puestos de trabajo.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.