El cine latinoamericano triunfa en Venecia

cine latinoamericano

Tarde de ira

Mexico, Chile y Argentina reciben su reconocimiento en la ciudad italiana

La noche del sábado el cine latinoamericano fue protagonista de la última edición del Festival de Cine de Venecia. Tres películas de acento español se llevaron tres de los galardones más significativos de uno de los festivales de cine con más prestigio del mundo confirmándose así una tendencia que viene repitiéndose en los últimos eventos internacionales de este tipo.

La consolidación del cine latinoamericano a nivel internacional

Durante los últimos años el aumento de las producciones cinematográficas en países como México ha sido bastante notable, tal como recordaba el galardonado Amat Escamante, León de Plata a la mejor dirección por la película La región Salvaje. Hace apenas una década se rodaban en el país unas 10 películas anuales y ahora se ruedan más de un centenar.

El aumento de la industria y el consecuente incremento del número de espectadores no son la única razón por la que el cine latinoamericano se está consolidando tanto en el continente como a nivel internacional. Es también una cuestión de talento. Actores de la vieja escuela como el veterano Óscar Martínez, premio a la mejor actuación en Venecia con la cinta El Ciudadano Ilustre, han abierto las puertas a toda una nueva cantera de nuevas promesas de la interpretación que llegan pisando fuertes gracias a historias con tanta potencia como la del chileno chileno Pablo Larraín, quien logró el premio al mejor guión con la película Jackie. Incluso el premio al mejor cortometraje recayó en una obra sudamericana, La voz perdida, rodada paraguayo Ricardo Marinessi en español y guaraní.

El respaldo del público a esta nueva ola de películas latinoamericanas ha hecho que el cine del otro lado del Atlántico haya vuelto a brillar con fuerza en Europa en la 72º Mostra de Cine de Venecia, en la que España también tuvo su porción de protagonismo. La actriz Ruth Díaz fue premiada por su interpretación en la opera prima del actor Raúl Arévalo, Tarde para la ira.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.