Cinco fundaciones canarias presentan irregularidades en la selección de personal

La Audiencia de Cuentas alerta además de la gestión de los Cabildos.

El presidente en funciones de la Audiencia de Cuentas de Canarias -ACC-, José Carlos Naranjo, presentó hoy ante la Comisión de Presupuestos, Economía y Hacienda del Parlamento de Canarias los últimos trabajos de fiscalización aprobados por el órgano de control externo en relación a la gestión de las entidades públicas de Canarias.

Dentro del informe de Fiscalización de la Estructura Organizativa, Procedimientos Contables y Controles implantados en las Fundaciones de la Comunidad Autónoma, durante los ejercicios 2006-2009, pone de manifiesto diversas debilidades en materia de régimen contable, rendición de cuentas, contratación y gestión de personal.

De acuerdo con sus conclusiones, la ACC recomienda a cinco de las ocho fundaciones analizadas cumplir con los principios de selección de personal, mientras que a tres de ellas les apremia a respetar los criterios establecidos en las nuevas contrataciones, una anomalía en la que también incurrieron seis de las ocho fundaciones fiscalizadas en el caso de la contratación de bienes y servicios.

En este contexto, el informe también recomienda, entre otras cosas, que las mencionadas fundaciones fiscalizadas cuenten con una contabilidad analítica que les permita conocer sus costes y que dispongan de una guía de procedimientos de control interno en el que se regule la gestión de su personal. Asimismo, se hace hincapié en dotarlas de un Plan de Tesorería Anual.

Cabildos

Por otro lado se presentó también el informe de Fiscalización del Inmovilizado Material de los Cabildos Insulares correspondiente a 2011, en el que se concluye que todos los cabildos disponen de un inventario general de sus bienes inmovilizados, si bien sólo el Cabildo de Tenerife cumple con su obligación de actualizarlo anualmente. Por este motivo, la ACC recomienda a tres de las corporaciones analizadas dotarse de normas reguladoras de la gestión, control y seguimiento del inventario general.

En total, el importe de los bienes inmovilizados analizados asciende a 1.276 millones de euros e incluye terrenos, construcciones, instalaciones técnicas, maquinaria, utillaje, mobiliario, equipos para procesos de información y elementos de transporte, además de otros bienes.

Como resultado de su análisis, la ACC detecta debilidades de control interno relacionadas con el inmovilizado, por lo que propone mejorar la falta de coordinación entre los servicios de patrimonio, centros gestores y contabilidad; así como la identificación de los bienes; y la periodicidad de comprobaciones que permitan conciliar lo reflejado contablemente con el Inventario general.

 

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.