Ceuta, también existe

José Manuel Adán

Después del año que llevamos de inflación independentista yo no creo que pueda seguir otro año más en España.

Entre un presidente de Comunidad Autónoma creyéndose Genghis Khan y un presidente del gobierno nacional que si caen gotas dice que “llueve mucho” como razonamiento profundo al desafío, el panorama no puede ser más desolador. Por supuesto que España no se va a romper, como no se ha roto después de ocho siglos de enfrentarse  al islam,  de siglos de guerras y guerras civiles, de destronamiento una y otra vez de reyes, de advenimiento de repúblicas nefastas, de dictaduras, que venga un payaso a romper España es de risa, pero una y otra vez el gran problema  es el rompimiento que se está produciendo en la sociedad ,dentro de Cataluña y en el resto de España hacia Cataluña,  y lo que tenía que haber sido abortado desde el primer minuto desde la Moncloa o desde la Zarzuela impidiendo a semejante payaso seguir en el poder y no contaminar más el resto de la sociedad, hete aquí que ante la parsimonia del registrador hemos de aguantar ¿otro año más? hablando únicamente de Cataluña, la independencia que según los cortesanos no se producirá, los nacionalistas etc,  y por si fuera poco, los vascos, gallegos y canarios están en la sala de espera. Pero ¿que hemos hecho los españoles para merecer estos gobernantes, cuando ilusionados después de la constitución de 1978 creíamos que entraríamos con paso firme en Europa, que trabajaríamos por el bien de los ciudadanos, y que con la Justicia como pilar principal de la sociedad tendríamos una sociedad libre de corrupción pública y tres poderes independientes que la contrapesaran?.

No abra usted un periódico de tirada nacional para saber lo que pasa en Zamora, Guadalajara, Teruel o Ceuta ciudades que, aunque no se lo crean, también existen y tienen sus problemas diarios y mucho más importantes que el de crear comisiones separatistas, seminarios de conferencias contra España adulterando la Historia y elucubrar si el Español y el Barcelona jugarán en la liga española. Claro mientras tenemos en el gobierno a un imitador de Thamsanga Jantjie, conocido por gesticular  con los brazos en el funeral de Mandela lo que le daba la gana sin acompasar sus gestos con lo que el orador decía ya que no era intérprete de lenguas mediante signos, por lo que su mujer en Soweto manifestó “los últimos días han sido difíciles y hemos decidido pedir apoyo” siendo internado a continuación en un centro psiquiátrico. Aquí, la sociedad civil debería decir basta ya de incumplimientos de la ley, de soportar gobernantes que no la cumplen y que además inducen a su incumplimiento y basta ya que desde el gobierno se dediquen a no saber interpretar lo que está ocurriendo en el país y simplemente aplique los códigos adecuados sean estos el civil, el penal o la Constitución.

España y los españoles también queremos saber lo que ocurre en toda España, cuales son los problemas más acuciantes de Badajoz, de Soria, de Tenerife etc. Hasta ahora solamente conocidos por los periódicos locales a no ser que claro, faltaría más, haya un terremoto en la isla del Hierro, y por supuesto a reaccionar para reparar el roto producido en las sociedades de las Comunidades Autónomas dirigidas por nacionalistas para hacer ver que España es mucho más importante tras años de conformar la nación única que los problemas de la separación, que la Historia que hemos heredado es parte de todos, que la lengua es una de las más importantes del mundo, que también hay que estar orgulloso de las culturas regionales porque la suma es la cultura española, que como pueblos hemos sido un imperio donde hombres de todas las regiones han participado, que Goya, Velázquez y Picasso, son españoles aunque se esté orgulloso en sus respectivas ciudades de haber nacido en Aragón, o Andalucía, que el emperador Carlos I nació en Gante, entonces también España por no hablar de la gesta mayor que ningún país haya podido realizar, el descubrimiento de América. Porque ¿Cómo  se teje ese roto?, desde luego no con lenguaje de signos.

Para ello es necesario el convencimiento de los partidos políticos más importantes de que deben existir unas líneas rojas que ningún político debe traspasar. Es decir debe haber una política de Estado que sea quien sea el gobernante debe respetar. Empecemos por la independencia de la Justicia, por elaboración de un sistema de enseñanza basado en el principio del esfuerzo que se aplique en todo el país, por el uso del idioma español en todo el país y único en  toda la Administración Pública,  por la eliminación de trabas para la circulación de bienes y servicios por todo el país como ocurre entre los países europeos, por la exclusividad de competencias del Estado en determinadas materias como (aunque parezca increíble) las relaciones internacionales, la Administración de Justicia , la Sanidad, la Seguridad pública, es decir, la estructura de un Estado que hace tiempo debería haber sido construido, sin temor a los avatares de la gobernación de uno u otro partido. En la construcción de esta estructura solo deben participar partidos con implantación en toda España y creyendo en la única nación, España.

Bien sé que en la actualidad, con los políticos existentes esto es irrealizable. Yo seguiré escribiendo y ambicionando un país como Francia o Alemania, con sus problemas cotidianos pero sin los problemas estructurales nuestros porque aunque naciones más “jóvenes” han sabido desde el comienzo lo que es intocable y lo que no, y nuestros políticos seguirán con su corrupción anhelando solo el poder sin elaborar lo que verdaderamente necesita nuestra sociedad en estos tiempos. Mientras, al menos permítanme que sepa lo que ocurre en ciudades como Ceuta, donde nací, aunque me encuentre fuera de ella, porque les aseguro que merece la pena, y lo más importante, ¡también existe!

 

 

José Manuel Adán
Economista e Inspector de Finanzas del Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.