El subconsciente: la trastienda del cerebro

Cerebro humanoLa afirmación tan extendida de que el ser humano solo utiliza un 10 por ciento de su capacidad cerebral es un mito que desarmaron hace años los investigadores de la Universidad de Rochester.

Es cierto que el cerebro no puede trabajar todo el tiempo al máximo de su capacidad. Ni siquiera mantener una constante de niveles muy altos. Tanta actividad resultaría agotadora para el ser humano y el sistema nervioso terminaría colapsándose. Toda una vida no puede ser procesada de golpe a casa instante, con sus emociones, sus cifras, direcciones, nombres y datos de importancia.

Sin embargo, eso de que solo usamos el 10 por ciento de nuestro cerebro es desmerecer las grandes capacidades de este órgano vital. En realidad, el cerebro utiliza hasta un 80 por ciento de su capacidad, a pesar de que no seamos conscientes de ello. Esto se debe a que, durante la mayor parte del día, en la ‘trastienda’ de nuestro cerebro se está produciendo una actividad constante para reprocesar aquella información que en el momento de ser recibida no es almacenada como es debido. Muchas de esas emociones que experimentamos en un determinado momento no pasan a formar parte de nuestra memoria vital hasta un tiempo depués, porque el cerebro trabaja incluso en horas de descanso, aunque sea con mucha menor intensidad.

En este sentido, podría decirse que el cerebro se lo toma con calma y aprovecha los momentos de supuesta inactividad para poner en marcha los engranajes del subconsciente y seguir trabajando en aquello que finalmente constituye nuestra percepción de la realidad en toda su complejidad.

Durante los últimos años, las investigaciones de la Universidad de Rochester han ido un paso más allá en el estudio del cerebro y sus características y han desarrollado diferentes análisis en torno a la importancia de la intuición. Las conclusiones de los científicos que han investigado este tema avanzan en la dirección de que el subconsciente funciona como “motor para tomar decisiones” y que -aquí llega lo más sorprendente- es posible que las decisiones que se toman a través de estos mecanismos sean más acertadas que las que solo se toman solo a partir de razonamientos conscientes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.