Situación complicada en el centro de menores Valle Tabares

centro de menores Valle Tabares

Centro de menores de Valle Tabares

El  comité de empresa denuncia el exceso de carga de trabajo y las condiciones laborales de los empleados

La gestión errática del centro de menores Valle Tabares en La Laguna, Tenerife, podría poner en peligro su continuidad. Así lo denuncia CC.OO. a través de un comunicado hecho público en su página web en el que subraya las difíciles condiciones laborales que atraviesan sus trabajadores y que han mermado la calidad del servicio que ofrece el centro.

En los últimos años se ha producido un incremento en el número de usuarios del centro y un descenso en el número de trabajadores como consecuencia de las bajas por incapacidad temporal, los despidos o los traslados por movilidad geográfica sin que esas vacantes hayan sido cubiertas. El resultado es una situación insostenible que ha derivado en el aumento de los episodios conflictivos entre entre el personal educativo, los vigilantes y los menores jóvenes.

Inseguridad, estrés y ansiedad en el centro de menores Valle Tabares

Estos son algunos de los síntomas que más se repiten entre los trabajadores de un centro en el que la carga emocional y física de sus puestos de empleo ha aumentado significativamente en los últimos años sin que se haya puesto remedio a esta situación.

Según denuncia CC.OO., se vienen generalizando los turnos de trabajo con plantilla de 17 o 18 trabajadores y trabajadoras cuando se necesitan un número mínimo de 25 en cada uno de esos turnos. Por otro lado es frecuente el retraso en las sustituciones de los trabajadores de baja médica y de los trabajadores que disfrutan de su periodo vacacional y ha proliferado la apertura de expedientes disciplinarios del personal debido a ‘supuestas’ malas actuaciones/intervenciones en conflictos entre menores/jóvenes. Se exageran pequeños roces o situaciones absurdas que acaban elevándose a faltas graves o muy graves que conllevan duras sanciones a los trabajadores y trabajadoras.

Desde el comité de empresa exigen un aumento de personal y una mejora de estas condiciones para asegurar que el centro de menores Valle Tabares recupere la calidad de los procesos educativos y terapéuticos y que esta situación no se desmorone por falta de recursos humanos y especialistas.

Los recortes presupuestarios amenazan la estabilidad de Valle Tabares

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.