Detectan 11 cazadores furtivos en Gran Canaria

cazadores furtivos

Operativo contra cazadores furtivos

Agentes del Seprona y de Medio Ambiente del Cabildo identificaron a 59 cazadores en los municipios de  Santa Lucía de Tirajana y Agüimes

Agentes de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria y del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil en Las Palmas detectaron a 11 cazadores furtivos en una operación conjunta llevada a cabo el pasado día 18 en las medianías de la Isla.

La operación se puso en marcha a raíz de la recepción de varias llamadas en el Servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria de ciudadanos que denunciaban la existencia de una abundante actividad furtiva en los parajes de Los Guaniles, Guayadeque y Temisas, correspondiente a los términos municipales de Santa Lucía de Tirajana y Agüimes.

Por ello, se organizó un operativo en el que intervinieron seis agentes del Cabildo y seis de la Guardia Civil, quienes se desplazaron por el lugar a pie y mediante motocicletas todoterreno, con  el apoyo de dos vehículos, también todoterreno, y de un helicópteros del Cabildo de Gran Canaria.

Cazadores furtivos denunciados por diferentes infracciones

Durante el operativo los agentes identificaron e inspeccionaron a 59 cazadores de los que fueron denunciados once furtivos por distintas infracciones entre las que destacan cazar sin disponer de licencia, cazar con arma de fuego semiautomática sin taco reductor en el cargador, cazar con arma de fuego en zona de seguridad, cazar con exceso de perros de caza o cazar con arma de fuego sin llevar la documentación preceptiva.

Además, fueron intervenidas dos escopetas por carecer de permiso de armas, licencia de caza y detectarse síntomas de manipulación en el arma de fuego  las cuales deben ser depositadas en la Intervención de Armas correspondiente de la Guardia Civil.

¿Qué es un cazador furtivo?

Desde el Cabildo recuerdan que un cazador furtivo es aquella persona que realiza una actividad de persecución y captura de piezas de caza sin disponer de las preceptivas autorizaciones, mediante medios o procedimientos no autorizados o con incumplimiento de la normativa cinegética vigente.

Se distingue así de la figura del cazador, que es el ciudadano mayor de 14 años que en posesión de una licencia de caza en vigor, y demás documentación preceptiva para la caza, que cumple con los requisitos y procedimientos.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.