Vivir su vida

Acostumbrados a escuchar los parloteos vehementes de los tertulianos de la televisión (curiosamente siempre pre-posicionados y sin capacidad de autocuestionamiento), acostumbrados a la supuesta neutralidad de los informativos y a las doctrinas religiosas varias, acabamos creyendo que existe una sola verdad. Pero hay muchas.