Justicia

Quien paga, manda

Escueta y contundente sentencia extraída de nuestro refranero. Se puede aplicar al derecho de exigir calidad al producto comprado, o comportamiento adecuado por el servicio pagado. Pero la interpretación oficial parece algo más perversa. Un sentido tan peyorativo como: “Detenta el poder quien dispone de los medios económicos necesarios”