Castillo Bishop

castillo bishop

Castillo Bishop / Hustvedt

Una casa levantada con inspiración

Hacia finales de la década de los 60, un vecino de pueblo, en el estado norteamericano de Colorado, se propuso cumplir el sueño de su vida: vivir en un castillo. Jim Bishop tenía conocimientos suficientes para erigir su sueño, pero no los fondos necesarios para llevar a cabo un proyecto de estas características. Así que decidió tomárselo con calma y recortar gastos allí donde podía.

En lugar de llevar su idea de castillo a un arquitecto que pusiera en marcha a un equipo de construcción, Bishop decidió que él mismo levantaría su castillo y que tardara lo que tardara acabaría viviendo en él con su familia.

El Castillo Bishop y su entorno

Para empezar, el impulsor de este proyecto escogió un emplazamiento muy particular. El Castillo Bishop se encuentra en el corazón de una zona de Colorado popularmente conocida como Cowboy Country, en el marco del Parque Nacional de Santa Isabel.

Allí Bishop había adquirido un pedazo de terreno por menos de 1.300 dólares cuando sólo tenía 15 años. Por supuesto que al comenzar su proyecto tuvo muchos problemas con las entidades locales, pero parece ser que las escrituras estaban bien claras y por algún motivo Jim Bishop estaba en todo su derecho de construir allí un hogar.

Afortunadamente lo hizo de tal manera que el castillo en el que estaba decidido a vivir no desentonara demasiado con el entorno. Está construido con roca, hierro y vidrio y su torre principal se eleva hasta los 49 metros de altura, por lo que resulta sorprendente que un único hombre haya podido realizar un proyecto de esta envergadura.

Con todo, Bishop finalmente no vivió en su castillo medieval que ahora es un reclamo turístico de la zona a pesar de que no existe demasiada publicidad al respecto porque no queda demasiado claro si el Castillo Bishopp está legalmente habilitado para otros fines que no sean estrictamente lo de una vivienda particular.

Se puede visitar todos los días del año y la entrada es gratuita, aunque los Bishop agradecen cualquier tipo de donativo que sirva para el mantenimiento de la obra y la ejecución de reformas y ampliaciones.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.